30 de noviembre de 2009

Poniendo al día




[Sonando: ]
[Libro: Ursula K LeGuin - Las Tumbas de Atuán]
[Anime: Naruto]
[Juego: Zelda Twilight Princess]
[Película: El Cuervo]



Creo que a estas alturas una crónica del Salón está ya un poco fuera de lugar. Tampoco pasa nada, de una forma u otra todos sabéis, o porque estuvisteis allí o porque lo he contado, que moló mucho.
Mucha gente, gente infinita, amigos a los que volver a ver como Elf, Lissie, Cloud y Koopa, gente que ves todos los días, en un nuevo y maravilloso ambiente.
Y celebrar con él nuestroaniversario.
Y desde que volví llevo una rutina frenética que no me gusta nada, que consiste en intentar aprobar este cuatrimestre. Y mientras tanto he ido dejando de lado un montón de cosas que quería contar por aquí además del Salón. Qué le voy a hacer.

Como cada año, no tengo fotos buenas de los cosplays. Es una especie de maldición, a mi allí me enfocan con miles de cámaras de las buenas y luego me resulta imposible encontrarlas por ahí colgadas.
Pero bueno algo hay:


Los concursos de cosplay estuvieron geniales y pude hablar por primera vez o volver a ver a cosplayers que admiro muchísimo. Y recibir la felicitación/admiración de algunas de ellas, no os imaginais lo bien que te hace sentir.
No compré gran cosa, porque estaba todo carísimo, pero algo me traje a casa:

Nuevas adquisiciones para la colección de amores platónicos cuyo nombre empieza por S: Simon y Soul. Y Boota, porque él lo vale. Me encanta, me lo llevaría a todas partes.



Y como siempre, celebrábamos nuestro aniversario, el cuarto ya. Este año, mi regalo para Jorge fue un experimento, mi primer encuentro con la maravillosa pasta Fimo, con la que hice los adornos de este marco, que luego pinté y ocupé con un collage de fotos nuestras:

Algunas sufrieron desperfectos durante el viaje, pero estoy bastante contenta con el resultado. Y si a él le gustó, pues todos contentos.
Y de su parte me traje a casa dos libros de Ursula K Leguin, que descubrí gracias a él y a la que ahora adoro. Mil gracias cariño.
Y feliz aniversario ^____________^

Este año volver se me hizo muy difícil. Es tan fácil acostumbrarse a tener cogida su mano, a girarse y ver frikadas o gente disfrazada, a que se te acerquen a pedirte una foto. En un par de días es como si lo llevases haciendo meses. Y de pronto, vuelves a bajar del tren, y al día siguiente tienes clase y prácticas, amigos con gesto cansado y tristón y un novio de nuevo a 900 kilómetros.
Y a estas alturas, pues sí, es algo que tengo muy asumido, pero a veces no hay quien lo aguante.

Por suerte, este mes hemos tenido también el Salón del Manga de Murcia, para vencer al mono, pasarlo bien y conocer gente. También volví a ver a Ayne y Nokoru y conocí a Midori Raguna y Yurai, de CosplaySp. Y gracia a esta última tengo un cosplay nuevo, que usaré para actuar con un grupo de Sengoku Basara en la Japan Weekend, en Marzo.
Después de eso, me he hecho una cuenta por fin en Cosplay.com, y he subido algunas de mis fotos, las únicas decentes, especialmente del traje de Tobiume, del que Jardius y Bob me hicieron fotos bastante chulas. Echadle un ojo.

Y así me desentiendo, de forma cutre, de los posts que tenía pendientes.

19 de noviembre de 2009

Fuera, lejos.




[Sonando: Sonata Arctica]
[Libro: Stephenie Meyer - Amanecer]
[Anime: Bleach #246]
[Juego: World Of Goo]



Siento que estoy fuera de todo, que no me entero de nada, y que no parece importarme, porque se me olvida.
Me obsesiono con las cosas más tontas, que me impiden dedicarme a otras cosas, mucho más importantes, para mí y para los demás, esos "demás" que de verdad me importan. Y ni siquiera me doy cuenta, porque se me olvidan las cosas, y cuando vuelven a mi cabeza ya es tarde.
Siento que abandono a los que me importan, que no me doy cuenta de cuando están mal, ni tengo fuerzas ni momento para preguntar porqué no sonríen. Me encierro en mi pequeño mundo mientras mi familia se vuelve loca para organizarse y poder atender sus propios mundos y todo lo que los altera, que no es ni poco ni bonito. Y aunque me dicen que no me preocupe, como no voy a hacerlo.
Tengo demasiadas cosas en la cabeza, y no son las que deberían estar ahí. No puedo excusarme diciendo que tengo que centrarme en la carrera, porque los estudios no son lo único que hay, ni mucho menos lo que necesito para sentir que no me limito a existir, si no que vivo.
Me doy cuenta demasiado tarde, de que esas personas a las que tanto quiero, están mal, y lo sumo a no saber qué hacer para ayudar, y me enfado conmigo misma y con el mundo.
Me disculparía si tuviese excusa, con todos los que descuido, pero no la tengo, solo puedo decir que lo siento.
Es como si me hubiese separado del mundo, y ni a él ni ami parece importarnos. Y para cuando consiga volver puede que a nadie le importe ya, que ellos sí hayan seguido con sus vidas y ya no me necesiten. Solo espero estar exagerando.

15 de noviembre de 2009

Al Cantar me puedo olvidar de todos los malos momentos....




Fui al concierto con no demasiadas ganas, pensando que, como molaría que no se olvidase de los dos primeros discos de los Fitipaldis o que por favor no tocase Soldadito marinero (en serio, no me parece ni mucho menos para tanto, cualquier canción es infinitamente mejor).
Por un lado, pues solo tocó Barra Americana y Quiero beber hasta perder el Control.
Pensé que molaría mucho que le hiciese caso a una pancarta que había por allí, pidiendo El Roce de Tu Cuerpo, que es una de mis favoritas de Platero. Pero no le había visto hacer eso desde el primer concierto al que fui, que parece mentira, viendo a toda la gente que había allí anoche, los poquitos que éramos en aquel parque hace chorromil años.
Pero hizo algo mejor, eligió Al Cantar. Por favor, los que no entendais de qué estoy hablando y aún sigais leyendo, escuchadla. Solo habría sido superada por Alucinante, que es mi canción favorita de Platero, y que sí tocó en mi primer concierto de Fitipaldis.
No podía ni cantar, se me iba la voz, se me saltaban las lágrimas, y él estaba allí, con un vídeo de fotos de Platero pasando por detrás, recordándome lo mucho que lamento haberle descubierto cuando no faltaban más que unos meses para que anunciasen la separación definitiva de los Platero. Como me habría gustado verles en concierto.

Por lo demás, genial, es imposible que dejen indiferente a nadie con sus directos, imposible. Merece la pena esperar todo lo que tarde en volver, todo.
Incluso tocaron Abrazado a la Tristeza, que aunque la tocase en al disco anterior, para mí siempre será una canción de Extrechinato, una canción preciosa.
No tocó las canciones que yo le habría pedido, al menos no todas, pero al final me dio igual, por que fue realmente alucinante.

¿Qué? ¿Que donde está el post del Salón? ¡Ostras!
Se me debe de haber colado entre apuntes y libros, que llevo dos semans frenéticas desde que volví... prometo buscarlo.