6 de enero de 2009

Y vinieron los Reyes




[Sonando: Disney - Dancin' A Catchy Rythm]
[Libro: Laura Gallego - Dos velas Para el Diablo]
[Comic: Lullaby #2]
[Serie: X-Men Evolution ]




Este año los Reyes han sido muy muy espléndidos conmigo, hasta me siento un poco mal.
Pero bueno, ahí está todo el nuevo material para leer:
-Gaimam: "La Última Tentación de Alice Cooper", "El Día que cambié a mi padre por dos peces de colores" y "Mr Punch".
-Número 6 de Ex Machina.
-Especial Rose de Bone.
-Mouse Guard
-The Wee Free Men de Pratchett
-Número 2 de Lullaby (¡Por fin!)
-El Último Unicornio. Cuando era pequeña vi mil veces la peli y por fin voy a poder leer el libro.

DVDs Disney : Toy Story, Dumbo, La Bella Durmiente y El Libro de la Selva con la que venía en oferta la de Snow Buddies.

Un achuchabilísimo Barrancas y una sorpresa genial que encontró mi madre por casualidad en una juguetería: ¡Kenai de Hermano Oso!, abrazable y con la capucha reversible para convertirlo en oso. ¡Me encanta!


Anoche Artemis y Leonard sufrieron una mudanza y se pasaron un rato larguísimo nerviosos, dando vueltas, explorando y yo disfrutando como una enana mirándoles.
Desde que supe que existían quise una jaula como esta, grande y con tubos. Eso sí, creo que ya han descubierto que en ellos no puedo alcanzarlos.


Y por último, algo que me hacía ilusión desde hace muchos años, un Woody.
No es el que había visto siempre en la tienda, que dice las frases más típicas de la peli, pero en inglés y dándole a un botoncillo, no estirando de la cuerda. Este habla en castellano cuando le tiras de la cuerda y dice frases del principio de la peli, cuando los juguetes espían la fiesta de cumpleaños para saber qué regalos recibe Andy. Y parece ser que si me hiciese con un Buzz de la misma serie, hablarían entre ellos.
Pero yo siempre fui de Woody. Es uno de mis personajes Disney favoritos. La mayoría de la gente prefiere a Buzz, supongo, porque es un envidioso que monta semejante desastre en la película, pero yo siempre me sentí identificada con él, porque cuando estaba en el cole, hubo una nueva amiga que apartaba a mi adorada mejor amiga de mí y yo me sentía tan apartada como Woody. Y porque él mola, vaya.
El detalle de traer al Mr Potato y los soldaditos (paracaidista incluido) es genial, lo malo es que no sé donde ponerlos ahora.
Fue una peli que me marcó bastante de pequeña, cuando volví del cine me quedé mirando mi habitación, pensando en la cantidad de juguetes que yo había ido aparcando por otros, y me sentí muy muy muy culpable.

Parece mentira que tenga 22 años, con tanto juguete, qué le voy a hacer, yo tengo muy viva a mi niña interior y me parece una chorrada intentar reprimirla o ocultarla, los que lo hagan o piensen que yo hago mal no son más que unos amargados.
Supongo que eso choca bastante con mi conocido odio por los niños. No puedo evitarlo, no me gustan la mayoría de los niños de ahora. Algún día tendré que hablar y lo haré cond ureza y toda la pedantería que me sale de dentro, sobre lo poco que me gusta la forma de actuar de los padres a los que conozco.
Pero hoy, he sido invadida por el espíritu de los Reyes y he pasado un montón de tiempo con mis primos más pequeños, jugando con sus nuevos juguetes.

Antes era una idea que flotaba un poco por mi cabeza, ahora tengo la firme intención de conservar los jueguetes con los que más jugué en mi infancia y algún día, sacarlos con toda la ceremonia y misticismo que se me ocurra, enseñárselos a mis hijos y contarles las historias que se me ocurrían, las aventuras que corrieron mis muñecos y lo feliz que me hacían. Y donde pone hijos, también me vale cualquier niño que sepa que va a disfrutarlo y sobretodo respetarlo. Porque yo soy así y siempre he creído que los juguetes, si no están vivos como en Toy Story, como mínimo tienen alma.

En contraste, quiero recomendaros una lectura, un relato que ha escrito Caramon, que hace una reflexión que todo el mundo debería plantearse.
Después de todo esto, y como le dije en los comentarios, no voy a negar que soy materialista, y tampoco me parece un insulto tan grave. Pero sí pienso como ella, que hay gente que regala por regalar, por compromiso, sin encanto ni ilusión, sólo por compromiso. Y personas, especialmente niños por ser las fechas que son, que no se merecen regalos los hay a montones. Es algo que sí me da rabia la Navidad, la certeza de que serán premiados aunque no se lo merezcan. A mí mis padres no me han enseñado eso; yo no era una santa de peque, siempre les he llevado locos, pero creo que nunca he tenido esa malicia que veo ahora, ni la codicia, ni ... buf.

En fin, espero que hayás disfrutado este día, este cierre de la Navidad ( yo ya he desmontado el árbol y tal), los Reyes hayan sido majos que vosotros y ahora no tengáis que, como la mayoría de nosotros, veros envueltos en una horrible y asquerosa lista de exámenes. Empiezo el día 9 y seré libre el 23.
Me falta recibir un par de regalos, que están de camino, supongo que editaré el post para ponerlos, o haré nuevo, no lo sé, lo que dedida mi torturado cerebro entonces.

No hay comentarios: