12 de diciembre de 2008

Artemis & Leonard




[Sonando: Opening Digimon 01]
[Libro: Terry Pratchett - Papa Puerco]
[Comic: Jack: El Príncipe Malo]
[Anime: Soul Eater #36]
[Juego: Puyo Pop Fever// Abe's Oddysee]



Supongo que estaba claro.
No podía entrar a la habitación sin notar un pinchazo en el pecho al ver la jaula vacía y desmontada sobre su mesa. Así que desde hace cosa de una semana, vuelve a estar llena de vida.
Se llaman Artemis y Leonard.
¿Que por qué estos nombres?
Supongo que sólo Raven no necesita explicación.
Son los que escogí cuando decidí que mi personaje de la partida de rol de Hogwarts dirigida por precisamente Raven, tendría como mascotas un par de ratones mágicos, de una raza inventada por mi, cuya habilidad es cambiar de color a su antojo.


Se parecen muchísimo a su predecesor Shiro, y tanto entre ellos que creo que cuando Artemis crezca seré incapaz de diferenciarlos.
Son mucho menos ariscos que Shiro, así que ya he podido cogerlos, y jugar con ellos.
En principio, ambos son machos, al menos eso aseguró el señor de la tienda(porque no hubo forma de encontrar para adoptar) y eso he podido deducir yo, pero claro, no les hace ninguna gracia que les cojas del revés y les mires sus partes íntimas, son muy tímidos ellos.
Si resultasen no serlo tendría que separarlos, porque no quiero un criadero de hamstercitos (aunque son moniiiiisimos) y porque acabarían matándose el uno al otro.

Ahora estoy en proceso de que dejen de desconfiar de nosotros, cuando nos oyen se asoman, supongo que porque saben que traemos comida, pero sigue sin gustarles demasiado que los cojamos.
También estoy investigando si hay algún alimento que les guste mucho. A la primera hámster que tuve le volvían loca la lechuga y la patata, a otros el queso y era divertidísimo ver lamer a Shiro un pegote de mantequilla sobre un trozo de pan tostado o coger un macarrón hervido.

Y ahora me vuelvo a los mil quehaceres que tengo antes de irme el día 26 a Vigo. Tengo apuntes que revisar, fotos de bichos que ordenar y en definitiva exámenes que preparar.
Espero volver antes de irme para hablar sobre mi Navidad y mi cumpleaños, esa fecha en la que todo el mundo se empeña en hablar de un tal Jesús, en lugar de mi persona.
Un abrazo a todos.