2 de noviembre de 2008

Salón del Manga 2008 - Toph / Hinamori




[Sonando: Iced Earth - Wolf]
[Libro: Animorphs #6 - La Captura]
[Manga: Kingdom Hearts #3]



Un atardecer precioso desde el tren.
Un año más, he pasado más horas de las que debía en un tren, siempre me como todos los posibles retrasos.
Hace unas horas estaba en el tren, mirando por la ventana, entrecerrando los ojos cuando el sol me daba de lleno, sufriendo una serie de flashes.

Estoy sentada en otro vagón, escuchando a dos chicas que juegan a la DS. Aparece Hed y pasamos el viaje comentando sobre nuestros disfraces y viendo Shreck 3.
Aparecen Kalaman, Yoshin, Pyros, Blacky y Elf acompañados de más gente desconocida y reparto abrazos.
Me lanzo sobre Jorge cuando por fin conseguimos encontrarnos. Celebramos nuestro tercer aniversario, le encanta mi regalo, una bata verde con un Cthulhu, ya que hace tiempo me dijo que quería una. Yo recibo un CD precioso, un recopilatorio de canciones sobre lobos y la luna, con una dedicatoria. Es lo que estoy escuchando ahora.
Mil gracias mi vida, te quiero. Feliz aniversario.
A la gente le gusta mi disfraz de Toph, me piden un montón de fotos, hay incluso gente que se emociona. Y yo con ellos, no me lo esperaba en absoluto, no estaba nada contenta con cómo me quedaba el traje. Recibí un montón de felicitaciones por él y burlas de Jorge por haber pensado lo contrario.

Cenar con nuestros amigos/anfitriones que nos han ofrecido su casa y con los que siempre me lo paso genial. Gracias a vosotros también.
Presenciar por fin los concursos de cosplay, alucinar con la calidad y la ilusión que le ponen muchos a sus disfraces y actuaciones, sentir que me gustaría llegar a algo así algún día.
Encontrarme con Mushi y darle unos libros de Animorphs (aquellos que encontré en un todo a 100)y volver a encontrarmela varias veces a lo largo del Salón.
Danych vestido de Efecto Doppler.
Reir con todos, con las actuaciones frikis, aplaudir, escuchar el poder de convocatoria y "unión" que tiene el opening de un anime cuando todos lo corean.
Gente disfrazada de maravilla de personajes que me apasionan, fotos.
Grupo de Bleach formado por miembros de "Esa Gente", más fotos, muchas risas.
Un peluche de una Sombra Sin Corazón que ahora compartirá mi cama con Sora entre otros.
Cena en un bar con Lissie, Koopa y Elf, muchas risas.

Gente que nos pide fotos a Jorge y a mi, disfrazados de Hitsugaya y Hinamori, una desconocida sonriente que nos pide que nos besemos.
Cenar con todos, incluidos Koopa, Cloud y Elf, salir un rato para cumplir la tradición de ir a la Ovella a jugar al duro con los que quedamos de Mundo Naruto.
Cosas que pierden agua.

Y hace una semana, no me esperaba nada de todo esto, no era un pensamiento consciente sino más bien una sensación incómoda con la que mi cuerpo me decía que no quería ir al Salón, no le hacía ilusión. Y yo me decía que qué tontería.

Disculpad la incoherencia, no quiero ser coherente, no quiero ser realista, quiero seguir dentro de mi burbujita un rato más.
Quiero volver allí, abrazando a mi novio y haciendo fotos. Viendo un montón de gente disfrazada y disfrutando de algo que para mi es tan básico como el respirar, esta afición tan maravillosa como es... llamémosla "ser friki", por darle un nombre a tanta cosa junta.
Es lo mismo de cada año, el síndrome Post-Salón, pero permitidme recordaros que hoy al bajar al andén yo no solo he dejado atrás otro salón maravilloso, sino a la mitad de mi misma.
En realidad no debería quejarme, porque, como siempre digo, me siento muy afortunada de tenerle, de nuestra relación, de todo lo que significa estar con él.
Pero el no tener un día a día juntos, no os haceis una idea de lo devastador que es.
Ahora tengo que volver a mi vida real sin él, a mi rutina y mi carrera.
Y me asaltan pensamientos feos y tristes, sobre si algún día seremos demasiado mayores para esto. Es algo que me aterra.

Ahora me duele todo. Me duelen las piernas de tanto andar y estar de pie, de estar sentada en el suelo viendo actuaciones y sentada en el tren. Me duele la cabeza, no sé si de cansancio, ligera resaca, principio de gripe o todo junto.
Me duele la garganta, por el frío que hemos pasado en este Salón pasado por agua y pegar gritos reir. me duelen los ojos, por estar tantos días sin usar las gafas y por llorar.
Y por muy cursi o catastrofista que suene, me duele el pecho y es como si me doliese también el alma. Pensad lo que os de la gana sobre esto.
Y aún así, sigo pensando que vale mil veces la pena, qué ganas tengo de otro salón.

Había pensado en esperar a que me pasasen más fotos para postear sobre el Salón, pero no quería dejarlo. Si me gustan mucho las fotos nuevas, siempre puedo hacer otro post solo con ellas. ¿No?

No hay comentarios: