13 de marzo de 2008


Mood: MOOD

[Sonando: Lucky Star Opening]
[Libro: Martin - Choque De Reyes]
[Comic: Garth Ennis - Diosa]


Mientras me rondan por la cabeza algunos posts que tengo que madurar por un lado y conseguir material por otro, quería enseñar y contar una tontería:

Hace muchos muchos años, le vi este pin en la camisa a mi tío y me dijo que se lo habían dado por ser donante de sangre. Siendo sincera, no recuerdo cuánto tardé en comprender eso, pero cuando lo hice, tuve aún que esperar y maldecir mucho, esperando a cumplir los 18 para poder ser yo donante y que me diesen esa gotita tan mona. Hasta ahora he recibido bolígrafos, camisetas, descuentos para sitios...
Cuando por fin fui mayor de edad( y me guardo mi opinión sobre esa ley), fui a mi primera donación muy ilusionada y también arrastré a mis padres.
Ayer cuando llegué a casa mi padre cantaba por el pasillo "Tengo la gotaaa, tengo la gotaaa", porque donó en su instituto y esta vez regalaban el tan deseado pin.
Hoy he donado en la facultad, mareo incluido, porque estoy hecha una debilucha y ahora llevo el adorno en mi estuche, junto a, me acabo de dar cuenta de lo gracioso, la chapa de Mafrune, que grita "¡Sangrad!".

Doy por hecho que por supuesto sabéis que lo importante de ser donante es ayudar a la gente tumbándonos un rato en una camilla, bebiendo cocacola gratis (importante si eres adicto como yo), recibiendo algo de información sobre nuestro estado de salud(como mi querida anemia y tensión a veces inexistente) y charlando con enfermeros.
Con eso, podemos salvar vidas. No sé, a mí me pareció maravilloso la primera vez que me lo contaron.
Y me lo sigue pareciendo.

No hay comentarios: