7 de octubre de 2007



[Sonando: La Fuga - Mundo Enfermo ]
[Libro: Laura Gallego - Memorias de Idhún II : Tríada (de nuevo)]
[Comic: Generación X Vol II Tomo #4]
[Serie: Avatar]




¿No es adorable?
Se llama Pancha, tiene unos 7 meses, hace los cuales fue adoptada por mi prima, salvada de un destino horrible que todos os podeis imaginar. Ahora no pueden hacerse cargo de ella en casa y le están buscando un nuevo hogar donde la cuiden como se merece. En especial, buscamos a alguien que no quiera encerrarla en un piso enano, porque ha crecido bastante en su corta vida.
Si alguien está interesado o sabe de otra persona, agradeceríamos mucho la adopción de la perrita.

Ayer me di cuenta de lo poco consciente que soy de algunas cosas, en especial las que se refieren a la actitud de los seres humanos, en especial los "adultos maduros" que me rodean o con los que tengo algún contacto, partes integradas y tan importantes para la sociedad, no como yo que sólo soy una ignorante de la vida, estudiante que sigue viviendo de sus padres.
Precisamente todo empezó mientras veíamos correr como una loca a Pancha por el campo, alrededor de una barbacoa, preparando la comida. Se hablaba de las posibles opciones para el futuro del animal. Añadiré que yo no suelo participar en las conversaciones de los "adultos" de mi familia, porque nunca se me escucha y cuando se hace, es para ridiculizarme. Pero ayer no pude evitarlo.

Entre risas, porque excepto la actual dueña de Pancha, mis padres y yo, todos parecían considerar de poca importancia el destino de la perrita, excepto uno que significase salir de su actual hogar, pareció que la única opción posible, de todas las que se le podrían ocurrir a alguien, la única persona en el mundo que podría desear quedarse con ella es un señor cazador.
Igual comprendeis e igual no, que por principios, tanto a mí como a ella, se nos apareció como el peor destino de todos, por mucho campo por el que vaya a poder correr.
¿Y por qué era esta la única opción?
Citaré las que creo que son palabras textuales que oí: "¿Qué mejor provecho puede hacer este animal que servir a alguien como un cazador?"
Es decir, estaban viendo al animal como una potencialísima herramienta del ser humano, como si no hubiese más motivos para adoptar a un perro que el llegar a utilizarlo para algo, como si el único fin de un perro fuese servir para algo a un ser humano. Y yo deseando tener un perro desde pequeña... por tener un compañero, un amigo... qué poco práctica soy ¿Eh?
En alguna conversación sobre el tema con Tréveron he dicho que lo que me crispa son las ganas que puede tener una persona de matar a otro ser vivo con sus propias manos, sea o no para comérselo después.
Por principios y por el miedo de que, al mirar como la perra correteaba distraída y feliz, con la lengua colgando, dándonos latigazos con su cola en las piernas y buscándonos a todos para jugar, nos dábamos cuenta de que no podría servirle de mucho a un cazador, por mucha apariencia de perro cazador que tenga. Y si, seguimos esta filosofía de las herramientas, si no le podía servir ¿Qué haría con ella?.
Creo que hasta tartamudeé y se me atragantaron las palabras al intentar asegurarme de que querían decir lo que yo había entendido. Y no sé de qué color me puse al oir un rotundo "Sí" acompañado de una socarrona sonrisa como respuesta.
De esto es de lo poco que soy consciente, de la actitud de la mayor parte de las personas, "adultos" en especial hacia el resto de seres vivos del planeta. No podía creerme que estuviesen hablando en serio, pero lo hacían. Y lo peor es que si lo pienso, veo que es como piensan la mayor parte de las personas, se creen los reyes del mundo, por ese desarrollo superguay de su cerebro, creen ser el súmum de la evolución.
Claro, el ser humano es el mejor en maltrato y desprecio a otros seres, y también en destruir todo lo que ve e incluso en destruirnos entre nosotros no tenemos rival.
Es que me avergüenzo incluso de la especie en la que me ha tocado nacer. Al final, siempre que hablo así acabo diciendo lo mismo, lo que creo que pensais vosotros también, el ser humano es el maldito cáncer de Gaia.

Después, a lo largo del día, cayeron algunas frases que decían que los jóvenes éramos unos inconscientes y unos egoístas que no teníamos ni idea de nada y sólo queríamos vivir nuestra cómoda vida. Y yo fijé la mirada en las pantallas de mi Nintendo DS, harta de ser picada y ridiculizada por personas que piensan así.


Mägo de Oz - La venganza de Gaia
Se despertó bañado en sudor
y un frío interno le estremeció.
Se hizo la luz y en su cama junto a él
vió a esa mujer.
Fue como aquel beso que no dió
como ese te quiero que negó.
Llegó la hora de echar cuentas
y el lloró.

Tu representas a todo ese horror
que enferma y mata el planeta.
Al condenarme abortatse tambiñen tu perdon
Yo soy el aire la brisa y el mar,
y el amazonas querido
Sangra por vuestra ambición, yo soy parte de el.

Todo mal que me hagas
a tí te lo harás,
pues la tierra es tu hogar.
Y al igual que amar también sé castigar,
¡La venganza de Gaia tendrás!

Toda su vida ante el desfiló,
vió su niñez no se reconoció,
esa inocencia murió por su ambicion
¡La asesinó!
Aparecieron en su mansion:
un ciervo anciano y un halcón,
un bosque quemado y un sauce llorón.
Esto es un juicio y este el tribunal
que ha de condenar tu usura,
el ozono es el fiscal y una ballena el juez.
Un rio contaminano en pie, hace pasar al jurado,
formado por la justicia, el amor y algún pez.

Todo mal que me hagas
a tí te lo harás,
pues la tierra es tu hogar.
Y al igual que amar también sé castigar,
¡La venganza de Gaia tendrás!

Busca una nutria a su amor
y ve , que la acaban de asesinar.
Ha muerto a golpes de sinrazón,
sólo querían su piel.
Y no entiende por qué,
si ellos tienen piel,
matan por otra tener.
Le intenta despertar,
pues va a amanecer
y han quedado en ver salir el sol.

Has de pagar, y este tribunal
te condena a un árbol ser.
Y cuando tengas sed, sólo de beber
lluvia ácida tú tendrás.
Y la nutria lloró pues vió que su amor,
de nuevo tenía piel.
Y el sol se despertó y corrieron a ver
un nuevo amanecer.
¡Y el mar sonrió!

Cuentan que tras una tormenta ayer,
el viento derribó un árbol
y que su tronco de casa sirvió
a un castor.

Todo mal que me hagas
a tí te lo harás,
pues la tierra es tu hogar.
Y al igual que amar también sé castigar,
¡La venganza de Gaia tendrás!

No hay comentarios: