8 de septiembre de 2007




[Viendo: Padre de Familia ]
[Libro: Memorias de Idhún - La Resistencia (sí, otra vez) ]
[Anime: Ouran Host Club #13]


Anoche no podía dormir, acabé con los ojos como platos mirando mi habitación entre sombras y luz amarillenta (maravillosa la farola que tengo casi en la ventana), pensando en mil chorradas.
Entonces me acordé de un post que quería hacer cuando acabase los exámenes de junio, pero que al final he ido dejando hasta los de septiembre.
Quizá no os habeis dado cuenta pero este curso ha sido muy diferente y especial para mi, y quería dejar constancia. Habreis visto como de pronto esto se ha llenado de comentarios de gente nueva, de nuevos enlaces a blogs de amigos de la universidad. Cualquiera pensaría que he empezado este año y son mis nuevos compañeros de clase. Pero llevo ya tres años hablando de lo que hasta, puede que el octubre pasado, era ese infierno al que llaman Facultad de Ciencias.
Para mi era peor que un infierno, donde, bueno esto no ha cambiado, por mucho que me esforzase no obtenía ningún fruto de mis esfuerzos.
Pero además estaba pasando por todo eso sola, que es mil veces peor. Cuando empecé la Universidad me encontré rodeada de gente, no solo extraña, si no que parecen venir de un planeta diferente al mío, que me rodeaba guardando la distancias y eran tan conscientes como yo de nuestras diferencias.
Acabé haciendo prácticas con una compañera del instituto con la que tenía cierta confianza, pasando algunos buenos ratos con un grupo de simpáticos frikis, pero nunca, no sé porqué terminaba de sentirme agusto, casi nunca hacía un chiste en voz alta, siempre tenía ganas de ir a comer a casa, de terminar pronto. Y me daba cuenta de que todos los demás estaban disfrutando sus años en la facultad, todo lo que se puede, claro, es la universidad, mientras yo los sufría como la más horrible de las torturas.
Hasta este año, me sentaba sola al final de la clase. A no compartir aula con mis amigos estoy acostumbrada, no estoy en la misma clase que mi mejor amiga desde que terminamos 3º de la ESO. Pero ella y mis otros amigos estaban a unos pasos, saliendo al pasillo. Incluso teniendo a uno de ellos en la Facultad, los echaba muchísimo de menos. Y a muchos les decía que a mi no me hacían falta más amigos de los que tengo.

La gente allí pasa los ratos entre clases y prácticas con sus amigos, entre risas, confianza, comentando las juergas que pasan juntos... y yo a un lado, amargada. Sabeis que a menudo prefiero la compañía de un libro y siempre llevo alguno encima. También sabeis que me gusta estar sola; sobretodo cuando era pequeña me gustaba estar en mi habitación con mis cosas.
Pero hasta yo tengo un límite, y estaba amargadísima por haberlo alcanzado.

Y este curso, todo cambió. No me explico muy bien cómo, si alguno de los implicados se dio cuenta de todos los pasos, agradecería una crónica. Porque para mí, de pronto, varias cosas y personas que no tenían nada que ver unas con otras, estaban juntos. Y a mi alrededor, haciéndome parte de algo, parte de verdad.
Este año, me matriculé en muchas asignaturas de 2º y compartí muchas clases y prácticas con la generación que venía detrás. El primer día de prácticas de Fisiología Vegetal, me encontré en la puerta del laboratorio con un grupo de gente conocida, pero, como siempre, sin confianza ni para hacer un chiste en voz alta. Entre ellos estaba Tréveron, uno de los chicos del simpático grupo de frikis con los que había pasado buenos ratos. No sé quien de los dos le preguntó al otro si quería ser su compañero. Creo que él.
Hacía mucho que no disfrutaba tanto unas prácticas. Todo empezó ahí.
Consulto ahora el historial de la Cbox sin éxito porque solo guarda 100 mensajes, así que no puedo decir la fecha exacta en que otro kender, Keirana, me encontró. De pronto me encontré mensajes de otra estudiante de biología en mi blog; otra estudiante que por su naturaleza kender acabó convertida en mi prima. Quiero decir, era otra persona que leía Dragonlance, pero eso era solo la primera cosa que teníamos en común. El día que la tuve delante en carne y hueso, estaba de los nervios. Pensareis que qué tontería si llevábamos 3 años viéndonos de pasada. Pero yo lo estaba, estaba nerviosa, tenía hasta miedo, porque por fin tenía la impresión de haber encontrado alguien con quien sentirme del todo feliz allí... ¿Y si no era así? ¿Y si me estaba haciendo ilusiones por nada?
Y todo pasó muy rápido. Al día siguiente me llevó al césped donde ella, Darja y Devioren suelen pasar las horas. Tras el primer momento de "¿Qué está pasando aquí?", me senté con ellas a reir. Otro día apareció Deed, de la que había leído algunas tiras y oído hablar a los demás, y W-Shark, con el que lo primero que hice, creo, fue mantener largas discusiones sobre videojuegos.
Poco tiempo después, no sé cómo pasó, Tréveron y Keirana decían chorradas a voz en grito juntos, y todos armábamos un jaleo tremendo estuviésemos donde estuviésemos.
De pronto también estaban allí Eric, Secun, Gluvia(bueno, a ella ya la conocía de unas prácticas de geología), Álex, Bob, Arkhun, Carlos, Corama... si ahora me olvido de alguien me colgará de un pino.
Y todo eran risas, planes, cumpleaños, frikeo... ¡hasta teníamos un nombre!
Descubrimos vía otra compañera que suele estar con nosotros, que el resto de gente de nuestros cursos se había referido a nosotros como "Esa gente", ya sabeis, en tono despectivo porque somos raros, escandalosos, infantiles... qué poco digno para un grupo de intelectuales universitarios, tan adultos y conscientes de su vida. Y nos quedamos con el nombre. Teniamos nuestra propia mesa al lado de la fotocopiadora de la facultad, la gente se no quedaba mirando al pasar, por estar haciendo el idiota.
Por fin tengo un grupo del que me siento parte en ese infierno, del que ya no quiero salir a toda prisa, en el que estoy cómoda y feliz.

Quería hablar de esto al terminar el curso, pero lo hago ahora.
Ya sabeis que soy borde y desagradable, que no soy muy cariñosa. Pero quiero dar las gracias a todos los miembros de "Esa Gente", porque me habéis hecho pasar un gran año y espero que sigais haciéndolo, aunque nos hayan quitado nuestra mesa, por escandalosos.
Tengo ganas de empezar el curso solo por volver a estar con vosotros, que esto de estar repartidos por la provincia no tiene ninguna gracia.
Gracias gente.

Deseadme suerte todos, por favor, me presento el día 19 al exámen de Bioquímica.

No hay comentarios: