28 de agosto de 2007


¡Estudiando!
[Sonando: Bandas Sonoras Disney]
[Libro: Phillip Pullman - Luces del Norte]
[Manga: Monster Collection]



Volví a casa hace más de una semana y he recibido peticiones de ver este post desde entonces. Me disculpo, pero la verdad es que no he tenido muchas ganas y además ya estoy metida de lleno en estudiar para el exámen de Bioquímica del día 19 de septiembre.
¿Qué tal me ha ido? Ha sido un verano maravilloso. Sí, en pasado, porque aunque siga haciendo un calor asesino, para mí oficialmente casi ha acabado, porque tengo que estar encerrada estudiando para aprobar de una vez esa exámen, no puedo hacer a mis padres pagar una cuarta matrícula.
Como siempre, estar con él, donde sea, aunque la temperatura de Galicia es un gran punto a favor, es como un sueño maravilloso que ojalá no acabase nunca. Menos aún subiéndome a un tren para cruzar el país, empezando por ver Descubriendo Nunca Jamás, que es tan bonita que no puedo evitar verla, pero es tan destructiva...
Esta vez, fui con mis padres en coche, haciendo parada para dormir en Salamanca. No sé si conoceis la leyenda de la rana sobre la calavera en la puerta de una de sus facultades. Se dice que si consigues encontrarla ( y no es fácil), tendrás suerte en cuestiones académicas. Yo la encontré, aunque con algo de trampas, porque ya la había visto en foto.
Después fuimos a Vigo y yo pude verle por fin. Tres días después mis padres continuaron su viaje de turismo por Galicia.
Navegamos por el río Sil, paseamos por montañas de Orense, tan verdes, plagas de helechos, de esos que no hay aquí, monasterios viejos y todo eso que tan mágico me parece. También volvimos a las islas Cíes, para lo que no tengo palabras, hay que verlo. Pero me quedé con las ganas de ver halcones peregrinos, que viven allí además de las miles de gaviotas.
¡Y conejos! Vimos por casualidad un conejo que comía tranquilamente ignorándonos, como si no estuviésemos a menos de un metro. A ver si con un poco de suerte el año que viene podemos acapar allí.
Algo que no hice el año pasado fue coger arena de la Playa de Rodas, que además este año ha sido declarada como mejor playa del mundo. Desde el vieja a Lanzarote decidí recoger arena de todas las playas a las que voy e ir poniéndolas en botes, marcados. Para que luego pensemos que toda la arena de playa es igual:


En Vigo, además de ser feliz por estar con él y avanzar en el libro de Harry Potter, vimos nuestra reglamentaria dosis de películas Disney y El Verano de Kikujiro de Takeshi Kitano, recomendación acertada e Jorge que ya puedo tachar de la lista.
Avanzamos en la partida de Kingdom Hearts II de Jorge, que me adelantó y al avez me descubrió formas de hacer lo que me falta. Ahora tendré que acabarme yo el juego de una maldita vez.
Igual suena extraño que con el poco tiempo que podemos pasar juntos, nos dediquemos a videojuegos y películas, que podríamos hacer cada uno en su casa. Pero vereis, nuestro tiempo para estas cosas es reducido gracias a nuestras estimadas carreras universitarias, y hay que aprovechar las vacaciones. Aún así, yo me siento muy agusto haciendo con él lo que nos apetece en ese momento, aunque sea el uno coger un mando de consola y el otro un libro; estamos juntos, en la misma habitación, hablando y compartiendo el oxígeno. Lo disfruto, mucho, no me gusta estar pensando a cada momento si aprovechamos el tiempo, ni planear tanto las cosas, pierden todo su encanto.

Tengo que hacer mención especial a Hogfather, la adaptación al cine de Papá Puerco, de Pratchett. Aún no he leído el libro porque no ha salido en edición de bolsillo, pero la película me encantó, es es... ¡es Mundodisquera! Aún siendo una adaptación, consigue lo que no consigue casi ninguna, conservar el ambiente y la sensación que te dejan los libros.
¡Y sale Nobby! ¡Y la Muerte de las Ratas! ¡Y los Magos!(en especial, sin desmerecer a Ridcully, el adorable Ponder Stibbons, al que es imposible no compadecer y adorar).
La perfectamente escogida Susan, ¡La propia Muerte! ¡Y Albert!. Oh, y sale el propio Pratchett.
Teneis que verla. Aún sin haber leído un solo libro del Mundodisco.

También fuimos al cine a ver Los Simpson, que aunque no es grandiosa y es como un capítulo largo, me lo pasé en grande.
Los jueves por las noches ponen Heroes en la Gallega y Jorge la está viendo. Ya la última vez haciendo zapping pillamos Harry Potter y la Cámara de los Secretos y nos sentamos a verla, así que no era la primera vez para mí. Igual es porque yo ya la había visto en inglés, pero no me costaba en absoluto entenderla. Me gusta el gallego, me gusta mucho. Y me encanta poder ver las series juntos, discutir teorías y todas esas cosas.

Por cierto, antes he mencionado las películas Disney. Hablando de ellas con Mushi, me pasó una lista, la filmografía Disney. Además hace poco, en una de nuestras KDDs, iba en el coche de Deed reclamándole una buena recopilación para cantar. Así que mientras buscaba bandas sonoras para descargar, me encontré con enlaces a películas, y me decidí a tenerlas todas.
¡Fiebre Disney Mode ON!
¿Conoceis esos tests hechos con Excel con imágenes que suelen consistir en rellenar huecos con nombres? Bien, ahora haced uno de 500 personajes Disney de todas las épocas, a las cuatro de la mañana. Al final tuvimos que recurrir a IMDB, pero diré que a veces es difícil recordar ciertos nombres de personajes en inglés. Adoro hacer estas cosas con él.


Volví en un vagón agobiante porque alguien se quejó del aire acondicionado; cansada y volviéndome loca por no poder gritar agusto mientras leía los últimos capítulos de Harry Potter and the Deathly Hallows. Si hubiera podido, habría elegido un lugar muchísimo mejor para conocer el final de la historia (en realidad los dos últimos capítulos los leí al día siguiente en mi casa, antes de ir a celebrar el cumpleaños de Raven, pero con lo que leí en el tren me sobró). Pero no podía parar, necesitaba saberlo todo ya. Llevo todo este tiempo dándole vueltas a contar o no y de qué forma, cómo me siento al haber cerrado el libro. Y he decidido que tengo que hacerlo, porque cuando vuelva a leerlo en castellano no voy a sentir lo mismo, como con El Príncipe Mestizo, que volví a leer antes de empezar el último para recordarlo todo, y no acabé tan muerta de asco como la primera vez. Incluso me gustó.
No quería destrozarle la historia a nadie y me he deshagoado comentándolo con algunos amigos que ya lo han leído también. Pero quiero decir algunas cosas que sé, que los que me conozcan un poco podrían interpretar y sería hacer el mismo spoiler. Así que, no, lo de aquí abajo no es un hueco vacío. Si quereis leerlo, ya sabeis, seleccionadlo.

He leído ya críticas de otras personas y creo que no he estado de acuerdo con ninguna. A mí me ha parecido un libro emocionante, de verdad, estaba allí en Vigo y cuando leía, tenía que agauntarme los comentarios en voz alta y los gritos para no reventarle el libro a Jorge.
Una de las cosas que más me ha gustado es ver como, detalles que parecían insignificantes en los otros libros tienen importancia en este. Me confirma que Rowling lo tenía todo pensado desde el principio, no como afirman algunos que empezó con un solo libro y lo ha ido convirtiendo al avanzar en algo más grande. Si es así, lo ha disimulado muy bien en este último. Hablo por ejemplo de la nariz rota de Dumbledore, o de Draco cogiendo su varita después de morir, del guardapelo que aparece en la limpieza de Grimmauld Places, del mismísimo diario de Tom Ryddle, que parece un objeto que ha terminado su papel del final de La Cámara de Los Secretos, de la tiara con la peluca que coge Harry para poderlocalizar el libro del Príncipe Mestizo en la Sala de los Menesteres... y un larguísimo etcétera de pequeños detalles que vas viendo a lo largo del libro.
Por supuesto que ya al principio deseaba enviarle varias bombas a Rowling, por ese afán de matar personajes para darle más dramatismo a la historia y no sé si por simplificarse las cosas a la hora de la acción.
Pero supongo que todos sabéis qué muertes me dolieron por encima de todas, las de mis personajes favoritos. Tonks y Lupin, secundarios durante toda la saga, pero que me habian hechizado por completo. A lo largo de este último libro, son desplazados con una excusa más que válida (aunque lo de ponerse a procrear en medio de una guerra no me parece una idea muy iluminada por parte de ambos)y al final te das cuenta del inmenso cartel luminoso de "Cadáveres" que llevan ambos durante todo el libro. Quiero decir, en el momento de "Harry queremos que seas el padrino", yo lo vi clarísimo (hay gente que dice que lo vió con la boda), pero pensé "Venga ya Pic, tú nunca te das cuenta de estas cosas, no acertarás ni de coña". Para algo que acierto y es... eso.
Me dolió en el alma, como una puñalada. Y estaba sentada en el tren, sentada con una señora muy amable que se sorprendía porque no había soltado el libro en todo el viaje, salvo para ver Descubriendo Nunca Jamás. No pude llorar, ni gritar, ni lanzar el libro lejos de mí, no solo por matarlos, sino por matarlos así. Casi todos los muertos habían tenido un motivo, una escena guay y heróica. Pero cuando yo estaba empezando a aliviarme, habiendo terminado la Batalla de Hogwarts, y verme con una descripción que decía más o menos: "¡Oh mira, el cadáver de Fred! Mira como llora su familia. Ah, a su lado están los cadáveres de Tonks y Lupin". Lo leí varias veces, porque la primera me creí que de verdad estaban durmiendo, como decía la comparación. Y entonces me derrumbé. Ya estaba bastante dolorida por la muerte de Fred, que también es bastante absurda, pero a ellos... es que ni les ha puesto asesino. Todos damos por hecho quienes les han matado porque lo último que sabemos de ambos es con quien están peleando.
Es asqueroso, ¿Tan mal le caían sus propias creaciones que tenía que deshacerse así de ellas?. No es justo.
Es cierto que se centra demasiado en Harry, Hermione y Ron, pero para algo son los protagonistas, pero se las apaña para que todos hagan algo digno(¡Incluso la abuela de Neville!), aunque quizá hubiera preferido más acción por parte de los adultos.
Y aunque sé que recibiré yo las bombas por decir esto: Yo sí quería un final como ese. Me daba igual si Harry moría o no, aunque la explicación de su supervivencia casi me hace reventar la cabeza. Yo quería un final feliz, por muy típico que fuese, yo quería que acabase exactamente así (excepto por la orfandad del pequeño Teddy y alguna que otra muerte, claro), no me apetecía un final trágico por muy chocante, inesperado y original que fuese. Para mí esas personas existen y les deseaba algo así.
Quizá habría cambiado al asesino de Bellatrix, porque el honor se lo merecían Neville o Harry, pero en ese momento Molly Weasley asciende a niveles de coolidad que lo aceptaré con una sonrisa, porque deja de ser sólo la madre de Ron y un ama de casa sobreportectora, pasa a ser bruja que participa en la batalla.
Me gusta el final.
Pero ahora siento, como dije, que me falta algo. Me falta la espera de otro libro de Harry Potter. En este último, he echado de menos volver a Hogwarts... y ya nunca lo volveré a hacer, salvo las mil veces que re-leeré los siete libros, porque me encanta hacerlo. Pero ya no habrá ningún nuevo año.
Eso si, hay rumores de más libros, no sé si para contar explicaciones (que alguna falta)... pero yo pediría, acamparía en su jardín con pancartas, por las historias de los Merodeadores.
Y... creo que no me dejo nada, llevo tanto tiempo dandole vueltas que se me olvidan las cosas.

Pido por favor a los que ya lo han leído, que no hagan comentarios spoiler porque no todos lo han hecho y no quiero sentirme culpable de spoilers. Lo pido por favor. Si quereis decirme que no estais de acuerdo o que sí, o lo que sea, teneis el messenger.


Y ahí quedan los libros, junto a los de Animorphs y el enorme giratiempo del ajedrez que vendían el año pasado por fascículos. Compré los primeros por la varita y pensando que el giratiempo sería metálico o al menos de un tamaño razonable.

No hay comentarios: