13 de junio de 2007




[Sonando: Blackmore's Night - Home Again ]
[Libro: Stein - Los Hermanos Majere ]
[Comic: New Excalibur #2 / Coleccionable X-Men II #40 / Strangers In Paradise #5 / Eternos #3 / Patrulla X Vol III #18]
[Anime: Bleach #128 (relleno otra vez ¡Mierda!) / Eyeshield 21 #2]
[Serie: Heroes #23]



Hablemos de algo más alegre y que quizá os parezca la chorrada más grande del mundo, pero a mí me hace feliz, además del haber aprobado Microbiología.
Son todos mis peluches en general, pero hace tiempo que quiero hablar de mis ovejas. Creía que están todas en la foto, pero he tenido que repetirla.
Todo empezó cuando en el ahora muerto foro de Mundo Naruto(resucitado con cara nueva), ingresé en la Villa de la Nube, cuyos habitantes adoraban por alguna razón a las ovejas. Bueno en realidad empezó mucho antes puesto que colecciono peluches desde que nací.
Siempre me han gustado los peluches, supongo que por que me fascinan los animales y hasta muchos años después no tuve mis primeras mascotas: periquitos a los que mi madre cogió alergia, tortugas, peces y hámsters. El resto de animales, tienen la entrada prohibida en esta casa. Y eso que mis padres me prometieron tantas veces que cuando fuese mayor tendría mi perro.
Los peluches, algunos pocos en concreto de los que hablaré otro día, han sido mis fieles compañeros, pobre víctimas estrujadas y pañuelos de lágrimas.
Y si esto os parece ridículo, os podeis meter vuestra madurez por donde os quepa, no vais a conseguir amargarme.
Quiero hablar de mis ovejas porque es una colección en la que ha colaborado gente a la que aprecio. Casi todas tienen su hábitat en la parte superior del sofá de la foto, donde se caen cada vez que me siento, todas juntas a saludarme.

Os las presento:
1- Última adquisición, regalo de mis padres de hace un par de días. Aún le estoy buscando sitio.
2- Mi ovejita gris de los llaveros de la marca Nici. La llevo colgada de la mochila del portátil.
Me encanta esta casa de peluches, me los comprariía todos si no fuesen tan caros. Hace cosa de un año me enamoré de un duendecillo pelirrojo en una tienda del aeropuerto de Lanzarote, y algún día será mío. También tengo un lobo colgado en otra mochila, que aparecía en mis fotos de las compras en el Lobopark.
3- Curiosa oveja que me compraron mis padres en un viaje, su "lana" está hecha de virutas de madera.
4- Considerada la oveja ninja oficial. Me la regaló una amiga de mi madre hace años y recibe el nombre de Ove-Piluca. Por que el "Ove" delante es una tradición y porque la amiga en cuestión se llama Pilar. Lleva una bandana de la Nube que me hizo y regaló Kalaman.
5- Penúltima adquisición que vio mi madre de oferta en una tienda en rebajas. Bautizada como Ove-Cris. Adivinad el motivo.
6- Creo que es la más antigua de todas, no recuerdo desde cuando la tengo. Si la aprietas, bala. Cuando éramos pequeñas, mi prima participó como pastorcita en el Belén viviente de la iglesia y se la presté. Nos reímos muchísimo cuando otro pastorcito, al grito de "¡Yo le regalaré una oveja!" la levantó todo emocionado y el peluche empezó a balar.
7- Inesperado y adorable regalo de Ari (Nekopuchi) en la KDD de verano de hace dos años en Valencia, en casa de Hed. Ella vino por sorpresa y me saltó con esta oveja, similar a la que tienen muchos nubeños, como regalo, por eso se llama Ove-Ari.
8- Esta me la regaló mi niña Raven por mi último cumpleaños. Es achuchable y preciosa (la oveja y ella, por supuesto). Me hizo muchísima ilusión. Decidí llamarla Ove-Rikku, ya que varios de sus personajes de rol reciben este nombre.
9- Pequeña adopción. Mi madre la encontró por la calle, me la trajo, la lavamos y ahora ocupa un lugar de honor en la estantería, delante de la trilogía de "Él éxodo de los Gnomos" de Terry Pratchett, mi amada edición viejísima de tapa dura que conseguí a base de rebuscar en los montones de segunda mano. Ahora que la han reeditado nadie tiene excusa para no leerlos.
¿A qué estais esperando?


Y con lo de recordar comunidades muertas de este mundo internetero en las que he estado, aunque Mundo Naruto ha sido resucitada como Animekyo, me he dado cuenta de la de foros y canales que he visto morir y me entra la nostalgia y la morriña. Tampoco es que quiera que todos vuelvan exactamente como eran, hay cosas irrecuperables y sagradas. Pero tampoco quiero pensar como sé que lo hacen algunos miembros de esas comunidades que, se excusan ante sus actuales amigos con cosas como "Oh qué joven y censurable era" y prefieren olvidar directamente.
Hay quien no considera a estas comunidades amistades de verdad, yo sí lo hago; aunque ahora no sepa nada de la inmensa mayoría de ellos, ni los considere grandes amigos, siempre echaré de menos cada una de esas épocas, risas y gentes. Y de ahí han salido algunos de mis actuales mejores amigos.

Me he encontrado ya muy a menudo con la manía de mucha gente de colocar etiquetas y límites a todo, incluso entre nosotros los frikis, que yo consideraba libres de semejantes gilipolleces. Por ejemplo hay quien se considera en el límite entre lo "normal" y lo "friki" y por tanto juzga las cosas por "oh que frikada más graciosa" o "eso es demasiado freak", dicho en el tono más despectivo del mundo.
Para mí, pasarme las horas leyendo historias de superhéroes, viendo dibujos animados o puliendo el mando de la videoconsola es lo normal y lo que me gusta hacer cuando no me rompo los cuernos estudiando. Para mí es lo normal, divertido y entretenido, no me planteo si hacer este o aquel cosplay o ese comentario será demasiado friki. No, no lo hago, actúo como me sale en cada momento, sin plantearme si es el lugar o el momento apropiado.
Son muchos los que dicen todo orgullosos que no les importa lo que diga la gente, pero en su mente tienen clarísimo qué no harían en público y donde está su límite personal de lo socialmente aceptado y lo respetan por muchas ganas que tengan de romperlo y ser felices. Se cuidan de lo que hacen y dicen ante diferentes personas, y actúan como si tuviesen distintas caras, cosa que, por si no lo he dicho suficientes veces, me repugna.
Me gusta ser como soy, no me avergüenzo de casi nada de lo que he hecho en mi vida (he hecho enormes gilipolleces que desearía borrar, pero creo que ninguna está relacionada con mis aficiones), no digo chorradas como "Mira qué friki era en ese momento que hacía esa cosa tan ridícula", y os aseguro que muchos lo hacen, afirmando lo muy maduros que son ahora y se ríen de si mismos para que no lo hagan los demás.
Qué manía con amargarse, con intentar parecer "normal" y preocuparse tanto por como se supone que debe ser una persona a cierta edad y necesitar cumplirlo.

Pues allá vosotros, oh personas maduras y racionales, yo voy a seguir disfrutando de mi vida y de mis aficiones de las cuales no me avergüenzo ante nadie.


Si alguien tiene un roedor que sufre dudas espirituales, traedle a visitar al buda de los hámsters, mi querido Shiro.

Ayer, día 11 de Junio fue el cumpleaños de Elfangor y he conseguido que le llegue mi regalo antes de que se lo comprase él mismo, por los pelos. Que lo disfrutes.
De nuevo, felicidades Elf, príncipe muerto y amigo, por otros tantos años de incordiarnos mutuamente. Gracias.
Sí, sé que no hago justicia al post que él me dedicó por mi cumpleaños, pero tampoco sé cómo hacerlo. En serio, mil gracias por estar ahí Pau... creo que es la primera vez que le llamo por su nombre desde que le conozco.

Y ahora me voy a dormir que se me ha hecho tarde y mañana hay que estudiar y no levantarse muy tarde para poder ver como continúa Code Lyoko, que por fin estoy viendo el final de la segunda temporada y está de lo más emocionante.

No hay comentarios: