19 de mayo de 2007




[Sonando: Beethoven R - No Permitas que Esto llegue al fin]
[Libro: J.M. Barrie - Peter Pan // El País de los Kenders (¡Terminado!)]
[Manga: Kenshin #12 ]
[Anime: Bleach #126 //Naruto Shipuuden #13]



Ayer, como sabría algún buen observador según el calendario de la derecha, teníamos una práctica de Biología Marina en la isla de Tabarca.
La foto de arriba la hice allí, buceando con una cámara subacuática a la que le entró agua.
Estuvimos buceando cerca de la playa, viendo algas, praderas de Posidonia, estrellas y pepinos de mar, erizos, peces, y llegué a tener una medusa frente a la nariz. También estuvo a menos de medio metro de mi cabeza una gaviota cabreada porque estaba muy cerca de su nido.
El mar me produce un respeto enorme, y también me daba miedo la poca resistencia que ha demostrado tener mi cuerpo, pero se portó muy bien y pude disfrutarlo.
El silencio bajo el agua, el nadar justo al lado de los peces. . . irremplazable. COmpensa el dolor de riñones y la nariz quemada, y mucho.

Tabarca es una isla pequeña, casi plana, a una hora y algo en barco desde el puerto de Alicante. Su costa está protegida. He ido varias veces a lo largo de mi vida, ayer fue subida en uno de los barcos que suelen llevar a los turistas. Pero cuando era pequeña, fui un par de veces subida en una auténtica goleta, un buque-escuela donde nos enseñaban a llevar un barco.
Cuando veíamos, sentados en la proa del barco a motor, tan grande que apenas se balanceaba, con los pies descalzos colgando, los barcos de vela, recordaba melancólica los cursos de vela en Burriana. Era la mejor semana del año. Recuerdo las bromas con los profesores y conserjes de la escuela, las horribles clases teóricas recien levantados, las aún peores horas de piragüismo entre el puerto y el mar abierto. . . lo maravilloso que resulta el viento en la cara cuando consigues orientar correctamente el barco, montar y recoger las velas y cabos, el explorar las zonas de rocas imaginando mil historias, el atiborrarnos de pipas y kikos. . .
El perderme estos viajes fue lo que más me deprimió cuando cambié de colegio.
Iba a decir que lo mío sí que es síndrome de Peter Pan, pero estoy leyendo el libro y encontrándome no con un niño que no quiere crecer si no con un auténtico salvaje malcriado egocéntrico, en una historia bastante bestia y sangrienta para ser leída por niños, que habla tranquilamente de sangre y asesinatos.
Para terminar esta marcha por las ramas mía, he hecho capturas de un vídeo de aquellos días.
Cuando estaba viendolo, me he dado cuenta de que por aquella época todo el mundo me llamaba Ana, y en ningún momento se me había ocurrido que en el futuro mis amigos me llamarían por ningún apodo. La Universidad era algo que apenas me importaba saber lo que era, y no tenía ninguna preocupación.


Continuamos con la nueva entrega de las aventuras de mi mandíbula y mis médicos. En el último capítulo os dejé con la insoportable intriga de saber qué me contaba la nueva especialista. Dejando a un lado que no nos avisaron de que no la cubría el seguro y tuvimos que pagar la consulta al salir...
Explicaciones totalmente nuevas sobre mi problema, bronca por morderme las uñas ya que con eso fuerzo mucho la articulación, y también nuevas soluciones. Ahora solo uso la férula para dormir y hago un ejercicio con unas gomas para morder que, parece ser, devuelven el cóndilo de la articulación a su sitio. Por ahora me va bien, ayer me volvió a sonar la mandíbula y no dolió casi.
Hasta ahí, chachi.
Pero dijo que, los principales motivos de todo esto son, mis malas posturas al sentarme y andar, y el stress. Según ella, debo salir a hacer ejercicio y relajarme.
Debe ser que no recuerda bien su vida de estudiante. A mí me encantaría tener tiempo para patinar, jugar al tenis o incluso ir a gimnasio a hacer, yo qué sé, aerobic, cualquier cosa con dejar de sentirme tan torpe y pesada.
Si precisamente ahora, me da por salir a desentumecer mis músculos y esas cosas, voy a estar todavía más estresada cuando me de cuenta de que necesito ese tiempo para estudiar y no lo estoy aprovechando, añadiendo más agobio. Y no había forma de hacérselo entender, me salió con chorradas del tamaño de "No va a dejar de salir el sol si no sacas un 10", vaya, y yo que sólo intento aprobar de una vez y avanzar en la carrera.
Como me da tanta rabia que la gente me intente dar consejos sin escucharme y sin pararse a pensar ni un solo momento en si lo que digo tiene sentido, dando por hecho que no lo tiene puesto que necesito consejo, me eché a llorar, no puedo evitarlo, pasa cuando me enfado. Lo malo es que con eso ya pierdo toda credibilidad y sé que cuando vuelva a hablar con ella lo próximo que va a decirme es "¿Qué, más tranquilita?"
Y entonces sentiré ganas de arrancarle la cabeza.
Ahí no queda la cosa, porque, como no me han visto suficientes médicos ya, cada uno con sus ideas, ella quería invitar a dos más a la fiesta: a un fisioterapeuta que me ayudara a dejar de joderme yo sola todo el cuerpo, inciuda mi mandíbula y *redoble de tambores* ¡Un Psicólogo!.
Lo siento, pero no veo en qué va a ayudarme a aliviarme el stress el hacer pagar a mis padres (o no, eso ya dependería del seguro, pero ya no me fío) a un señor desconocido para que yo le cuente mis problemas como mi alucinante trayectoria en la universidad, y me diga "tienes que relajarte, no pasa nada si suspendes".
Bueno lo que sí sé es lo que pasaría: me estresaría aún más por estar perdiendo el tiempo en lugar de estudiar. Lo siento, pero mis problemas los tengo que solucionar yo solita, si no le hago caso a mis padres y amigos cuando me dicen que me relaje, se lo voy a hacer a un desconocido con un manual.
Siento si ofendo a alguien, pero, os puedo contar como en el instituto tenía 3 amigos que asistían por distintas razones al psicólogo, pozo ideal de dinero y tiempo que sólo consiguió empeorar sus problemas.

Y pasando a cosas más alegres, Elf me echó un muerto el otro día, y la verdad es que estoy de acuerdo con él en muchas:

Si fuera palabra: el "ja" de la risa
Si fuera numero: 7
Si fuera bebida: Cocacola, aunque estoy bebiendo mucho menos, me sigue gustando mucho.
Si fuera animal: Lobo
Si fuera pájaro: Halcón (ratonero de cola roja quizá)
Si fuera algo de la casa: el ordenador, muy a mi pesar, lo necesito.
Si fuera una zona del cuerpo: Manos
Si fuera una obra de arte: Un dibujo de Bachalo o Davis
Si fuera flor: A una repetidora de botánica no se le pregunta eso, sería una de caracteres claros, fácil de determinar como la Diplotaxis o la Moricandia ¡Viva las crucíferas!
Si fuera dibujo animado: Esta es muy difícil. Probablemente Hinamori, de Bleach.
Si fuera una película: Dogma, o alguna de Disney como Robin Hood.
Si fuera una fruta: Fresa
Si fuera un recuerdo: Uno alegre
Si fuera un insecto: diría mosca como elf, porque me recuerda a los Animorphs, pero como el año que viene voy a odiar a todos los artropodos...
Si fuera color sería: Amarillo
Si fuera un sentimiento sería: Felicidad
Si fuera un sentido: Vista
Si fuera un partido político o un político sería: Uno que sirviese para algo
Si fuera una fecha seria: la del Salón del Manga
Si fuera un juego infantil: los que inventaba con mis amigas del colegio
Si fuera un planeta sería: Neptuno
Si fuera algo del baño sería: la bañera llena de agua hirviendo
Si fuera un instrumento musical sería: batería
Si fuera una figura geométrica sería: círculo
Si fuera un idioma sería: inglés, que me sirve para mucho.
Si fuera uno de los 7 pecados capitales sería: avaricia supongo
Si fuera un día de la semana: Sábado (llamadme poco original pero es en el que no hay que madrugar ni acostarse temprano para madrugar al día siguiente)
Si fuera una prenda de vestir: Camiseta (friki)
Si fuera un país: Canadá
Si fuera una comida: Italiana
Si fuera una frase sería: "Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista", de Platero y Tú.
Si fuera una canción: "Fiesta" de Saurom
Si yo fuera un mes: Marzo, después de exámenes y antes de que empiece a hacer calor de verdad.
Si yo fuera una estación del año: Invierno.
Si yo fuera una hora del día: las 10 de la noche.


Beethoven R - No Permitas que esto llegue al fin
Caminando por la calle voy,
un día lluvioso es,
las frías gotas me hacen recordar
la noche en que te amé.

El cuero negro, cubría tu piel,
mostrando tu poder.
Yo como un loco quise devorar
toda esa rica miel.
Como una fiera que,
está en plena acción,
buscaste mi punto más débil
y lo atacaste con plena obsesión.

No permitas que esto llegue al fin,
quiero estrecharte fuerte entre mis brazos
Saber que siempre estás ahí por mí,
velando en mi ausencia y sin preguntar donde fui.

Muy lentamente te dejaste ver
en todo tu esplendor.
Tus suaves curvas fueron para mi
la dulce perdición.
Miré la hora son las tres y diez,
aún queda tiempo hoy.
Bajo las sábanas te acaricié
y pronto me perdí.

Como una fiera
que está en plena acción,
buscando tu punto más débil.
Yo lo encontré en tu corazón.

No permitas que esto llegue al fin,
quiero estrecharte fuerte entre mis brazos
Saber que siempre estás ahí por mí,
velando en mi ausencia y sin preguntar donde fui.

Y otra noche más,
la distancia vuelve a ser,
la muralla a destruir
que retrasará el placer.

No permitas que esto llegue al fin,
no permitas que esto sea un sueño,
quiero saber si estás ahí por mí,
velando en mi ausencia,
todo esto que hago por es por ti.

No hay comentarios: