19 de mayo de 2007




[Sonando: Beethoven R - No Permitas que Esto llegue al fin]
[Libro: J.M. Barrie - Peter Pan // El País de los Kenders (¡Terminado!)]
[Manga: Kenshin #12 ]
[Anime: Bleach #126 //Naruto Shipuuden #13]



Ayer, como sabría algún buen observador según el calendario de la derecha, teníamos una práctica de Biología Marina en la isla de Tabarca.
La foto de arriba la hice allí, buceando con una cámara subacuática a la que le entró agua.
Estuvimos buceando cerca de la playa, viendo algas, praderas de Posidonia, estrellas y pepinos de mar, erizos, peces, y llegué a tener una medusa frente a la nariz. También estuvo a menos de medio metro de mi cabeza una gaviota cabreada porque estaba muy cerca de su nido.
El mar me produce un respeto enorme, y también me daba miedo la poca resistencia que ha demostrado tener mi cuerpo, pero se portó muy bien y pude disfrutarlo.
El silencio bajo el agua, el nadar justo al lado de los peces. . . irremplazable. COmpensa el dolor de riñones y la nariz quemada, y mucho.

Tabarca es una isla pequeña, casi plana, a una hora y algo en barco desde el puerto de Alicante. Su costa está protegida. He ido varias veces a lo largo de mi vida, ayer fue subida en uno de los barcos que suelen llevar a los turistas. Pero cuando era pequeña, fui un par de veces subida en una auténtica goleta, un buque-escuela donde nos enseñaban a llevar un barco.
Cuando veíamos, sentados en la proa del barco a motor, tan grande que apenas se balanceaba, con los pies descalzos colgando, los barcos de vela, recordaba melancólica los cursos de vela en Burriana. Era la mejor semana del año. Recuerdo las bromas con los profesores y conserjes de la escuela, las horribles clases teóricas recien levantados, las aún peores horas de piragüismo entre el puerto y el mar abierto. . . lo maravilloso que resulta el viento en la cara cuando consigues orientar correctamente el barco, montar y recoger las velas y cabos, el explorar las zonas de rocas imaginando mil historias, el atiborrarnos de pipas y kikos. . .
El perderme estos viajes fue lo que más me deprimió cuando cambié de colegio.
Iba a decir que lo mío sí que es síndrome de Peter Pan, pero estoy leyendo el libro y encontrándome no con un niño que no quiere crecer si no con un auténtico salvaje malcriado egocéntrico, en una historia bastante bestia y sangrienta para ser leída por niños, que habla tranquilamente de sangre y asesinatos.
Para terminar esta marcha por las ramas mía, he hecho capturas de un vídeo de aquellos días.
Cuando estaba viendolo, me he dado cuenta de que por aquella época todo el mundo me llamaba Ana, y en ningún momento se me había ocurrido que en el futuro mis amigos me llamarían por ningún apodo. La Universidad era algo que apenas me importaba saber lo que era, y no tenía ninguna preocupación.


Continuamos con la nueva entrega de las aventuras de mi mandíbula y mis médicos. En el último capítulo os dejé con la insoportable intriga de saber qué me contaba la nueva especialista. Dejando a un lado que no nos avisaron de que no la cubría el seguro y tuvimos que pagar la consulta al salir...
Explicaciones totalmente nuevas sobre mi problema, bronca por morderme las uñas ya que con eso fuerzo mucho la articulación, y también nuevas soluciones. Ahora solo uso la férula para dormir y hago un ejercicio con unas gomas para morder que, parece ser, devuelven el cóndilo de la articulación a su sitio. Por ahora me va bien, ayer me volvió a sonar la mandíbula y no dolió casi.
Hasta ahí, chachi.
Pero dijo que, los principales motivos de todo esto son, mis malas posturas al sentarme y andar, y el stress. Según ella, debo salir a hacer ejercicio y relajarme.
Debe ser que no recuerda bien su vida de estudiante. A mí me encantaría tener tiempo para patinar, jugar al tenis o incluso ir a gimnasio a hacer, yo qué sé, aerobic, cualquier cosa con dejar de sentirme tan torpe y pesada.
Si precisamente ahora, me da por salir a desentumecer mis músculos y esas cosas, voy a estar todavía más estresada cuando me de cuenta de que necesito ese tiempo para estudiar y no lo estoy aprovechando, añadiendo más agobio. Y no había forma de hacérselo entender, me salió con chorradas del tamaño de "No va a dejar de salir el sol si no sacas un 10", vaya, y yo que sólo intento aprobar de una vez y avanzar en la carrera.
Como me da tanta rabia que la gente me intente dar consejos sin escucharme y sin pararse a pensar ni un solo momento en si lo que digo tiene sentido, dando por hecho que no lo tiene puesto que necesito consejo, me eché a llorar, no puedo evitarlo, pasa cuando me enfado. Lo malo es que con eso ya pierdo toda credibilidad y sé que cuando vuelva a hablar con ella lo próximo que va a decirme es "¿Qué, más tranquilita?"
Y entonces sentiré ganas de arrancarle la cabeza.
Ahí no queda la cosa, porque, como no me han visto suficientes médicos ya, cada uno con sus ideas, ella quería invitar a dos más a la fiesta: a un fisioterapeuta que me ayudara a dejar de joderme yo sola todo el cuerpo, inciuda mi mandíbula y *redoble de tambores* ¡Un Psicólogo!.
Lo siento, pero no veo en qué va a ayudarme a aliviarme el stress el hacer pagar a mis padres (o no, eso ya dependería del seguro, pero ya no me fío) a un señor desconocido para que yo le cuente mis problemas como mi alucinante trayectoria en la universidad, y me diga "tienes que relajarte, no pasa nada si suspendes".
Bueno lo que sí sé es lo que pasaría: me estresaría aún más por estar perdiendo el tiempo en lugar de estudiar. Lo siento, pero mis problemas los tengo que solucionar yo solita, si no le hago caso a mis padres y amigos cuando me dicen que me relaje, se lo voy a hacer a un desconocido con un manual.
Siento si ofendo a alguien, pero, os puedo contar como en el instituto tenía 3 amigos que asistían por distintas razones al psicólogo, pozo ideal de dinero y tiempo que sólo consiguió empeorar sus problemas.

Y pasando a cosas más alegres, Elf me echó un muerto el otro día, y la verdad es que estoy de acuerdo con él en muchas:

Si fuera palabra: el "ja" de la risa
Si fuera numero: 7
Si fuera bebida: Cocacola, aunque estoy bebiendo mucho menos, me sigue gustando mucho.
Si fuera animal: Lobo
Si fuera pájaro: Halcón (ratonero de cola roja quizá)
Si fuera algo de la casa: el ordenador, muy a mi pesar, lo necesito.
Si fuera una zona del cuerpo: Manos
Si fuera una obra de arte: Un dibujo de Bachalo o Davis
Si fuera flor: A una repetidora de botánica no se le pregunta eso, sería una de caracteres claros, fácil de determinar como la Diplotaxis o la Moricandia ¡Viva las crucíferas!
Si fuera dibujo animado: Esta es muy difícil. Probablemente Hinamori, de Bleach.
Si fuera una película: Dogma, o alguna de Disney como Robin Hood.
Si fuera una fruta: Fresa
Si fuera un recuerdo: Uno alegre
Si fuera un insecto: diría mosca como elf, porque me recuerda a los Animorphs, pero como el año que viene voy a odiar a todos los artropodos...
Si fuera color sería: Amarillo
Si fuera un sentimiento sería: Felicidad
Si fuera un sentido: Vista
Si fuera un partido político o un político sería: Uno que sirviese para algo
Si fuera una fecha seria: la del Salón del Manga
Si fuera un juego infantil: los que inventaba con mis amigas del colegio
Si fuera un planeta sería: Neptuno
Si fuera algo del baño sería: la bañera llena de agua hirviendo
Si fuera un instrumento musical sería: batería
Si fuera una figura geométrica sería: círculo
Si fuera un idioma sería: inglés, que me sirve para mucho.
Si fuera uno de los 7 pecados capitales sería: avaricia supongo
Si fuera un día de la semana: Sábado (llamadme poco original pero es en el que no hay que madrugar ni acostarse temprano para madrugar al día siguiente)
Si fuera una prenda de vestir: Camiseta (friki)
Si fuera un país: Canadá
Si fuera una comida: Italiana
Si fuera una frase sería: "Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida sin las palabras del poeta y sin las manos del artista", de Platero y Tú.
Si fuera una canción: "Fiesta" de Saurom
Si yo fuera un mes: Marzo, después de exámenes y antes de que empiece a hacer calor de verdad.
Si yo fuera una estación del año: Invierno.
Si yo fuera una hora del día: las 10 de la noche.


Beethoven R - No Permitas que esto llegue al fin
Caminando por la calle voy,
un día lluvioso es,
las frías gotas me hacen recordar
la noche en que te amé.

El cuero negro, cubría tu piel,
mostrando tu poder.
Yo como un loco quise devorar
toda esa rica miel.
Como una fiera que,
está en plena acción,
buscaste mi punto más débil
y lo atacaste con plena obsesión.

No permitas que esto llegue al fin,
quiero estrecharte fuerte entre mis brazos
Saber que siempre estás ahí por mí,
velando en mi ausencia y sin preguntar donde fui.

Muy lentamente te dejaste ver
en todo tu esplendor.
Tus suaves curvas fueron para mi
la dulce perdición.
Miré la hora son las tres y diez,
aún queda tiempo hoy.
Bajo las sábanas te acaricié
y pronto me perdí.

Como una fiera
que está en plena acción,
buscando tu punto más débil.
Yo lo encontré en tu corazón.

No permitas que esto llegue al fin,
quiero estrecharte fuerte entre mis brazos
Saber que siempre estás ahí por mí,
velando en mi ausencia y sin preguntar donde fui.

Y otra noche más,
la distancia vuelve a ser,
la muralla a destruir
que retrasará el placer.

No permitas que esto llegue al fin,
no permitas que esto sea un sueño,
quiero saber si estás ahí por mí,
velando en mi ausencia,
todo esto que hago por es por ti.

15 de mayo de 2007




[Sonando: Ankhara]
[Libro: El País de Los Kenders]
[Comic: X Men Col. II #37 // Eternos #2]
[Serie: Código Lyoko / Código KND]


Hace unos días le comentaba a algo a Yoshin en su último post, ya que hablaba de una de las cosas que más rabia me dan entre todas las tonterías que podemos hacer las personas al relacionarnos entre nosotros: entender las parejas de una forma tan retorcida, forzada y plastificada.
Quizá soy yo la retorcida. O quizá soy demasiado inocente y por eso tenga esta visión del amor, que voy a intentar explicaros.

Parece que todo el mundo tiene una idea muy diferente a la mía de lo que es compartir tu vida con otra persona, estar enamorado. Llevo mucho tiempo dándole vueltas, y veréis como al final me dejo algo importante.

Recuerdo, hace ya unos años, una discusión por IRC, en la que me insistían en algo que no era la primera vez que alguien intentaba meterme en la cabeza y no dejaba de parecerme absurdo. Me decían, que, mi pareja debía ser una persona no-friki, es decir, de gustos opuestos a los míos, porque así sería una relación más rica y variada y nos complementaríamos el uno al otro. Incluso debía ser de principios opuestos.
¿De verdad soy la única que ve esto una total y absoluta gilipollez?
¿Nadie más piensa que no hay nadie mejor con quien compartir lo que más te gusta hacer que con la persona que más quieres?
Y esto no tiene nada que ver con estar absolutamente de acuerdo en todo.
Me gustan los cómics, el manga, el anime y los libros de fantasía y ciencia-ficción, a mi novio también, pero es un campo tan amplio que nos gusta prestarnos material para enseñar al otro algo que nos gusta. Por ejemplo, yo le estoy prestando Sandman y él a mí Kenshin.
Si Jorge tuviese gustos opuestos a los míos no podría pasarme horas hablando con él de teorías sobre lo que va a pasar en Bleach o si Destrucción es o no un personaje molón.
Me gusta hablar con él y contarle lo emocionada que estoy por el Kingdom Hearts II, o porque en los últimos cómics de X-Men le han vuelto a poner a Pícara el traje que tanto me gusta y que llevaré, si todo va bien, esta vez sí, en el próximo Salón del Cómic.
Un novio “normal”, de esos “complementarios” me cambiaría de tema por no saber exactamente porqué me ilusiona tanto algo tan poco irreal como un videojuego o un tebeo de súperhéroes, quizá se sonreiría pensando que qué cría soy, quien sabe.
Pero Jorge quiere estar ahí cuando yo estrene el disfraz de Pícara. ¿Veis la diferencia?
Es una diferencia enorme y maravillosa.
No me refiero solo a este tipo de gustos, esto es aplicable a cualquier afición de cualquier persona.

Se dicen muchas tonterías sobre el amor.
Dicen que por tu pareja puedes fingir cualquier cosa, que te gusta su comida o película favorita, para no herirla. Será que a mí mis papás me educaron firmemente en lo feo que es mentir; el castigo por haberme cargado el termómetro por estar tonteando con él palidecía ante el del intento de ocultarlo.
Una mentirijilla dicha para no ofender puede acabar convirtiéndose en una enorme roca que aplasta cualquier buen sentimiento.
El querer a alguien también significa que es la persona con la que más cómodo te encuentras, en la que más confías, a la que se lo cuentas todo, desde lo más estúpido y nimio que pasa por tu cabeza distraída hasta tu preocupación más trascendental, porque sientes esa necesidad, porque será él será el que te va a acompañar siempre, el que mejor te va a comprender. Yo me siento así. Me hace feliz hasta lo inimaginable.
No me cabe en la cabeza el que muchos sean capaces de confiarle algo a sus amigos pero no a su pareja.
¿Cómo vas a mentirle a la persona que más quieres en cualquier cosa, por pequeña que sea?
¿Qué clase de relación es esa?


Dicen que por tu novio te sacrificas y dejas de salir con tus amigos o le acompañas en sus aficiones tan distintas a las tuyas. Yo creo que está muy feo pedirle algo así a quien quieres.
No hay que hacer estúpidos sacrificios el uno por el otro que luego siempre se acaban echando en cara, como el tópico de arrastrar a la novia al Salón del Manga / Cómic… ¡Celebramos nuestro aniversario por esas fechas! ¡Hacemos cosplay juntos!
También dicen o al menos he visto que muchas chicas tienen como misión, corregir y limar los defectos típicos masculinos de sus parejas.
A mí me gusta Jorge como es, si no, no me habría enamorado de él, más claro agua.
No siento la necesidad de decirle por ejemplo, que se corte el pelo porque estaría más o menos guapo. Su pelo es asunto suyo, como máximo le diré de qué forma me gusta más (siguiendo mi norma de la sinceridad) pero creedme, jamás esperaré que actúe según mis palabras ni me ofenderé ni le criticaré entre mis amiguitas si hace lo contrario.
Tampoco se me ha ocurrido nunca aconsejarle sobre su ropa, lo único que he hecho al respecto es regalarle camisetas frikis.

Existen multitud de creencias estúpidas sobre no liarse con un amigo. Pues yo he de decir que Jorge fue mi amigo durante 5 años, antes de ser mi novio.
Un noviazgo no es sólo decir “somos novios”, darse besos e ir pegados a todas partes como seres simbiontes. Siempre he creído que todo empieza por la amistad, si tu novio no es tu amigo ¿quién va a serlo?
No comprendo por qué aún hay gente que desprecia las amistades hechas por internet, y más a lo grande a las parejas. Para mí, son exactamente iguales que las hechas en la “vida real”, al menos yo, las trato por igual.
Otra cosa que me sacaba de quicio hace años y ahora aunque lo oigo menos, también es eso de “salir a ligar”. Quiero decir, si sólo buscas sexo, bueno, pues vale, aunque yo lo veo como parte de una relación de verdad.
Lo que realmente me molesta es que alguien afirme en voz alta “Necesito un novio/a”. Estas cosas no se buscan, surgen ellas solitas. No puedes tener necesidad de “novio” como algo etéreo, se trata de querer estar con una persona concreta que ya conoces.
No haces un cásting en busca del ideal, de pronto te das cuenta de que esa persona lo es, ya está. El ponerte superguapo, el probar con cada falda, no sirve para nada.

Igual ahora estáis pensando que qué tonta e inocente soy por hablar de mi actual relación como si fuese la definitiva sabiendo que no suele ser así.
Podría contestaros que lo que os pasa es que se os come la envidia, porque sé que mi amor es para siempre, chincha chincha.
Pero, prefiero decir que, si yo misma no creyese en lo feliz que voy a ser el resto de mi vida con Jorge, intentase dármelas de realista y madura afirmando cosas como “estará bien mientras dure”, sería como ir sentenciando mi felicidad, me estaría mintiendo a mí misma, manteniendo una relación tan difícil, con un país entero de por medio, si no pensase que nuestro amor es de ese eterno del que hablan en los cuentos.
Y mis padres me educaron en lo feo que es mentir, de hecho ahora me resulta casi imposible hacerlo.


Quería poner como imagen de este post, una foto del Salón del Manga, en la que Jorge y yo, nos besábamos, vestidos de Hitsugaya y Hinamori porque representa bastante bien lo que cuento y además por algo nos llaman los chibigamis.
Pero esa foto está en el ordenador y llevo varios días usando el portátil porque mi ordenador ha muerto.
Así que, supongo que cuando lo recupere, editaré y la pondré.


Savage Garden - Truly Madly Deeply
I'll be your dream
I'll be your wish
I'll be your fantasy.
I'll be your hope,
I'll be your love,
be everything that you need.

I'll love you more
with every breath
truly madly deeply do.
I will be stronger,
I will be faithfull,
cause I'm countin' on
a new beginin,
a reason for leavin',
a deeper meanin'...

I wanna stand with you on a mountain,
I wanna bathe with you in the sea,
I wanna lay like this forever,
until the sky falls down on me.

And when the stars are shining
brightly in the velvet sky,
I'll make wish send in to heaven
then make you want to cry.

The tears of joy for all the
Pleasure in the certainty
That we're surrounded
By the comfort and protection of

The highest powers
In lonely hours
The tears devour you


Te echo de menos.
Te quiero.
Gracias.

8 de mayo de 2007


Ganas de matar aumentando

[Sonando: Mägo de Oz - Dame Tu Amor ]
[Libro: El País de Los Kenders ]
[Comic: Generación X Vol II Tomo #2 ]
[Serie: Malcolm / Heroes ]
[Anime: Bleach #124 ]



(imagen de aquí)
Yoshin me ha echado el muerto para esto de contar 6 rarezas, y no voy a hacerle el feo. Igual vosotros conoceis otras más dignas de mención, pero ya sabeis que viéndose a uno mismo . . .

1- Para muchos es una rareza así que lo contaré como tal. No me siento ni quiero sentirme femenina, no me importan en absoluto las modas ni si mi ropa favorece mi figura. La simple idea de usar maquillaje me repugna, mi cara es la que es, al que no le guste que no mire. Por nada del mundo usaría tacones, ni zapatos femeninos comprime-pies. Odio las tiendas de ropa.
Tampoco me suele gustar la amabilidad o que me defiendan, o simplemente ser tratada de forma diferente (en un grupo de amigos por ejemplo) por mis cromosomas.

2- Me saca de quicio y me obsesiona la limpieza de los cristales de mis gafas. Al mover la cabeza veo los reflejos formados por restregones dificilísimos de limpiar y las rayas que tienen y desearía cambiarlos cada semana. Desde que tengo cristales antireflejantes agarran con más fuerza las manchas.
También soy maniática eligiendo monturas, porque odio acabar leyendo por encima o por debajo de ellas, así que cuanto más grandes mejor.

3- Si se me acaba la batería del mp3 y tengo por delante un largo camino de vuelta a casa, el mundo se me viene encima, creo que incluso pierdo el ritmo al andar. El camino se me hace mucho más largo si no puedo ir cantando mentalmente, conteniendo las ganas de gritar y bailar.
Mi mp3 también tiene una manía muy extraña y es que ignora por completo las canciones de los dos Gaias de Mägo de Oz y las canciones de Lándevir, que mi ordenador y otros mp3 han leído sin problema. Aún no ha llegado al nivel de mi jubilado Discman, que un día decidió dejar de leer cualquier CD pirata.

4- Tengo la poco sana costumbre de sentarme de formas extrañas, cruzándome de piernas, con una bajo el culo o encima de la mesa. Lo que me resulta incómodo, agotador y casi imposible es sentarme correctamente. Sí, me duelen muchísimo la espalda y las rodillas. Esto está relacionado y explicado con la siguiente rareza.

5- No es solo que me muerda las uñas, yo ataco también a mis dedos. Alrededor de las uñas están despellejados, y aunque me duelan, soy incapaz de dejar de tocarlos, rascarlos y mordisquear pielecillas, a veces ni me entero. Por eso suelo llevarlos con esparadrapo.
Esta manía tan asquerosa y relajante, según mi dentista es una de las mil agravantes de mi siguiente rareza.

6- ¿Veis la imagen de arriba? ¿Vuestra mandíbula se cierra así? ¿De verdad os coinciden ambas filas de dientes?
Genial. A mí no. Y la gente no me creía. La verdad es que toda la vida me ha sorprendido bastante ver calaveras en películas y libros, mis dientes nunca han encajado así.
Hay mañanas en las que, si no llevase un enorme aparato de plástico ahora, podría clavar los dientes inferiores en mi paladar, como antes.
Antes, hace un año, esto tenía un nombre doble y supercomplicado. Y ahora procederé a maldecir a los médicos que llevan todo este tiempo jugando conmigo al voleyball. Y nopienso usar ni un solo término médico, estoy aburridísima de ellos y no quiero tener que explicarlos.

A mi me dolía la boca, sentía como si alguien comprimiese mis dientes, de toda la vida torcidos y hacia fuera, para ponerlos en fila. Pensamos que podría deberse a las famosas mueles del juicio haciéndose camino.
Una radiografía (o resonancia, ya no sé cuando ni para qué me hice cada maldita prueba) reveló que ni siquiera poseo muelas del juicio.
También era preocupante el tremendo chasquido que emitía mi boca cada vez más a menudo cuando abría la boca para comer. A mí me hacía gracia, no me dolía en absoluto y las caras de la gente eran divertidas.
Aquí empezó un año de visitas contínuas al dentista, larguísimas explicaciones y teorías sobre mi mandíbula inferior más pequeña de lo normal, que además estaba mal colocada respecto a la otra.
Y además resultaba que si hubiera decidido dedicarme a la gimnasia ahora sería una estrella ya que mis tendones son tan elásticos que permitían desmontarse ligeramente la articulación de la mandíbula y todas las posturas raras que adopto al sentarme.
Después de otras tantas desagradables pruebas acabé con un plástico carísimo en la boca, que en teoría iba a corregir mi mala postura al morder.
A todo esto ya había pasado por dos médicos diferentes (ortodoncista y cirujano especialista respectivamente) que discutían la posibilidad de meter la apasionante cirujía en este embrollo. Aunque advierten que no creen que sea la solución.
Tras casi un año de los teóricos 6 meses de no poder comer cuando me diese la gana si no preocuparme de poder guardar y poder lavarme los dientes después para ponerme el aparato, resulta que los chasquidos de mi mandíbula no solo son más frecuentes si no que ahora me duelen como auténticos latigazos. Genial.
Pero ya sabeis que a mí los médicos no me hacen ni caso, les gusta más el voleyball que escucharme y ayudarme así que soy enviada a un tercer médico, también especialista, esta vez de la articulación de la mandíbula.
Este señor me explica de nuevo lo que ocurre en mi boca, muy amablemente, no tengo valor de decirle que lo sé, que estoy harta de explicaciones teóricas, quiero saber qué ocurre realmente en mi boca. Me explica además en qué consistiría el proceso pre y durante la posible operación que colocaría mi deformidad en su sitio.
Yo estoy más que harta del asunto, no me dan miedo los quirófanos, quiero que acabe el maldito dolor y el plástico en la boca. Insiste en que no es seguro del todo que solucione todo y me advierte de la posibilidad de perder la sensibilidad de la barbilla. También me advierte que de seguir así, algún día puedo quedarme con la mandíbula abierta o cerrada. Espero que sea cerrada y durante un tremendo constipado, para que me pase algo serio, tan serio como ahogarme y que de una puta vez se decidiesen a hacer algo de verdad, además de pretender que me pase el resto de mi vida con un plástico en la boca.
Bien, volvemos a ir al ortodoncista que me explica que, si estoy dispuesta, tendríamos que hacer planes con el cirujano para saber cuato hay que moverme los dientes de sitio mediante aparato, para que a la hora de movr la mandibula de sitio, estos encajen chachipiruli.
Acabo de llegar de ver al cirujano, que hace año tan dispuesto estaba a meterme el bisturí en la boca y encajarme unas placas de titanio, que ahora no quiere saber nada, que no está seguro de que vaya a arreglar nada. Porque no tengo los síntomas de los que ellos creen que tenía y han tardado un año en darse cuenta.
Y me habla de otra especialista, llegada hace poco a la clínica, experta en solucionar estos casos con fisioterapia, rehabilitación y no sé qué más. Tengo cita para el martes que viene.
En definitiva no saben qué pasa en mi boca. Y tengo una no despreciable colección de radiografías, resonancias e informes en diferentes grados de letras ilegibles.

Adoro que me hagan perder el tiempo. He tenido que ir a ver a estos señores en épocas de exámenes, en horas de clase (como hoy), durante KDDs e incluso en una de las cortas visitas de Jorge.
Adoro que lleven todo este tiempo sin saber qué tengo pero me hayan hecho llevar un plástico caro, incómodo, doloroso y que sólo ha hecho que ahora me duela la boca a veces incluso cuando hablo.
Y empiezo a odiar el voleyball, a los médicos y en especial a los especialistas.

En fin, no nomino a nadie porque casi todos los que me leen ya lo han hecho, creo. Así que el que quiera que lo haga.

1 de mayo de 2007



[Libro: El Guardián de Lunitari (¡Terminado!)]
[Manga: Kenshin #12]
[Película: Lilo y Stich & La Dama y el Vagabundo (¡Redoblada! ¡Muerteee! >_<) ]




Celtas Cortos - La Senda Del Tiempo
A veces llega un momento en que,
te haces viejo de repente.
Sin arrugas en la frente,
pero con ganas de morir.

Paseando por las calles,
todo tiene igual color,
siento que algo echo en falta,
no sé si será el amor.
me despierto por la noche
entre una gran confusión.
Esta gran melancolía
está acabando conmigo.
Siento que me vuelvo loco
y me sumerjo en el alcohol.
Las estrellas por la noche,
han perdido su esplendor.

He buscado en los desiertos,
de la tierra y el dolor.
Y no he hallado más respuesta
que espejismos de ilusión.
He hablado con las montañas
de la desesperación
y su respuesta era solo
el eco sordo de mi voz.

A veces llega un momento en que,
te haces viejo de repente,
sin arrugas en la frente
pero con ganas de morir.
Paseando por las calles,
todo tiene igual color,
siento que algo echo en falta,
no sé si será el amor.


No sé si me sabré explicar.
No estoy triste, ni mucho menos. En realidad estoy de un buen humor extrañísimo si pensamos que el viernes tengo exámen de Ecosistemas y luego van a venir todos seguiditos. Además tenemos que hacer la Memoria de Ecosistemas para entregar a finales de Junio
Me siento culpable, porque yo estoy de buen humor mientras mi abuelo está en el hospital en medio de una huelga de médicos.
Pero es así, estoy de buen humor. Quizá algunos piensen que eso es raro, pero es porque confunden mi poca paciencia ante las gilipolleces con el mal humor y niegan alegría kenderiana natural.
Entonces ¿Por qué mi segunda canción lacrimógena de los Celtas?
Porque tengo la impresión de que, a mi alrededor, suena continuamente. Porque se acerca la época de exámenes y de pronto, todo el mundo está más callado, más serio y apagado, como si nos hubiesen puesto a retransmitir por una televisión en blanco y negro y la gente nos mirase con caras mustias.
Odio ver gente triste, odio no poder ayudar porque no sé tanto de esas personas ni alcanzo a comprender qué les pasa.
Porque yo nunca comprendo preocupaciones trascendentales, sabeis que soy una persona de mente muy sencilla, a la que no le gusta darle mil vueltas a las cosas, y mucho menos hacerlo con palabras largas, cultas y que llenen la boca. No me gusta.
Yo sé de cosas simples, son más bonitas y fáciles de resolver cuando se tuercen.
No me gusta ver caras largas, ni escuchar el silencio entre personas, me gusta la risa, las tonterías y los berridos.
Y cada vez suena más fuerte algo que recuerda demasiado a esa canción.


He decidido recuperar una idea que mencioné hace tiempo y luego dejé colgada recordandola muy de vez en cuando. Y voy a añadirle otra.
Sabeis que colecciono postales, compro y envío allá donde voy y pido a la gente que viaja que se acuerde de enviarme alguna o traerla si no quiere comerse la cabeza en buscar sellos o escribir, porque me gusta ver mundo y las postales siempre hacen más justicia que mis fotos (bueno, algunas de mis fotos dan mil patadas a lo que acabo de decir, ejem)
Así que voy a seguir escaneando las chorrocientas postales que tengo y hacer una web aparte con enlace aquí para que las veais. Y contaré cosas de ellas, de los sitios y las personas de las que vienen.
Y también se me ha ocurrido escanear todas las entradas de conciertos, salones y sitios a los que he ido.
Y como con las postales, iré colgándolas aquí y en una web aparte, con alguna explicación. Muchas no puedo situarlas muy correctamente porque tienen la mala costumbre de no poner el año así que, tiraré de mi memoria.
Por ser las que tenía más a mano, hoy van las más recientes:





Y por último lanzo una protesta. ¿Por qué han doblado a estas alturas los clásicos Disney?
Yo he crecido con unos diálogos y voces, con unas expresiones que tan raras me sonaban. Ahora, cada vez que bajo una película o compramos un DVD original, ya que sólo queda un aparato de VHS en casa, está en un lugar incómodo para sentarse a disfrutar y a veces tiende a tragarse cintas; me encuentro con unas voces, diálogos, palabras y expresiones que no son las de mi infancia.
Si en su tiempo no les dio la gana a los productores, distribuidores o actores de nuestro país, doblar esas películas de dibujos animados ¿Por qué lo hacen ahora?
Ya no puedo cantar con ellos, ni recitar diálogos ¡Están totalmente cambiados!
No me siento tan arropada por la película, la siento algo menos mía si no es como la recuerdo.
¡Es "somos gemelitos siameses, somos un siamés hecho dos veces"! ¡Y no podeis traducirlo de ninguna otra forma!
¡Nunca serás la voz de Ariel, ni de Reina, Gus, cualquiera de los enanitos o Cenicienta! ¡Nunca! ¡Métetelo en la cabeza! ¡Pudríos todos!
Lo gracioso es que algunas me las encuentro redobladas, pero también por sudamericanos, y aunque se acerca bastante más a mis recuerdos, sigue sin ser con el que crecí.
No veais el mosqueo que pillé cuando le regalé a mi madre el DVD de La Sirenita (sí, a mi madre, es su película Disney favorita, no fue un regalo para mí) y escuché desde aquí unas voces que no me sonaban nada. Hasta que descubrí que tenía la opción de poner el doblaje sudamericano original.
He dicho. Ah y quiero esto y esto.
Anoche viendo La Dama y El Vagabundo, una de las que más he desgastado de pequeña, maldiciendo el nuevo doblaje, me di cuenta de que aparecía esta frase en los créditos del principio, esos que todos pasábamos porque sonaba una música aburrida y queríamos ver empezar la peli y ver como Jaimito le regalaba a Linda la perrita más linda del mundo. Y yo me moría de la envidia.
"In the whole history of the world there is but one thing that money can not but... to wit-the wag of a dog's tail" - Josh Billings.
so it is to all dogs be they Ladies or Tramps that this picture is repectfully dedicated.

Y yo toda mi vida pidiendo un perro.

¡Y le pidió sandía y comida china en lugar de melón y nueces de la Patagonia! ¡Maldito doblaje nuevo supermodernodelaostia!