10 de diciembre de 2006


bah

[Sonando: Saurom - Dioses Eternos (sí, otra vez) ]
[Libro: Leyenda de los 5 anillos (básico) ]
[Cómic: Fábulas - Las malas estaciones (a la vez, con cierto retraso, que Elf]
[Anime: Prince Of Tennis]



Me duele el cuello, la cabeza, tengo el estómago revuelto, la garganta y me pican los ojos. Y sólo cambiaría todo esto por otro concierto como el de anoche.
Puede que evitando a los imbéciles de los dueños y "trabajadores" de la sala, cambiando un par de canciones para que cantaran todas mis favoritas y evitando que a estas horas me esté esforzando por escribir el post como si lo hubiese escrito nada más llegar anoche, sin que el día de hoy sólo me haya dejado con ganas de encogerme en un rincón a llorar.
Así que me dedicaré a ello y dejaremos mi estado de ánimo actual para otro día ¿vale?
Quizá el post no hará ninguna justicia al concierto, los grupos y la increíble noche que pasamos, pero me esperan unos días llenos de cosas que hacer y no quiero ir dejándolo.

Como ya sabrán algunos, ayer por la noche, Devioren, Riva, Raven, Keirana, Darja y yo asistimos a un concierto de Lándevir y Saurom.
Nos reunimos por la tarde, dejamos los trastos en mi casa y pasamos largas horas pasando frío y riendo en la puerta de la sala, esperando. No viene a cuento pero por fin he vuelto a comer castañas.
Si alguna vez habeis estado en un concierto de alguno de los dos grupos podeis comprender lo que se siente, tienen algo especial.


Es el sentir a un grupo no excesivamente grande de gente haciendo tambalearse los altavoces al saltar todos al mismo tiempo al ritmo de sus canciones, dejándonos la garganta, los pies y la vida si hace falta coreando las canciones.
Además, Saurom creo que son el grupo más amable al que he tenido el gusto de ver en directo.
Pasé la noche en un extraño estado de euforia con exceso de adrenalina, dando pequeños saltitos a pesar del dolor. ¿Por qué?
Llamadme grupie histérica con demasiada imaginación, pero el anterior concierto fue a principios del año pasado y el bajista, Jose, hombre loco y feliz donde los halla, se acordaba de mí y recordaba la situación de los amables porteros de la sala echándonos mientras yo le pedía una firma y una foto.

Y para rematar la nube, Migue, el cantante, tras varias estrofas cantadas mirándome directamente a mí, con su enorme sonrisa, repitió exactamente lo mismo que en aquel concierto, en una cierta estrofa de "Fiesta", canción con la que suelen cerrar los conciertos y donde todos intentamos hundir la sala con nuestrso saltos, dejó de cantar e iba asintiendo conforme yo cantaba.
No, no tengo demasiada imaginación o ego, lo digo con la mano sobre el último número de fábulas, que leí junto a Elfangor sentados en un banco de Alicante el jueves, cuando él y Lender vinieron a hacer una visita relámpago camino de una KDD, entre berridos de emoción.

Sentí que explotaba cuando, poco después de empezar, tocaron "Dracum Nocte" y "Dioses Eternos" seguidas, que se han convertido ya en parte de mis himnos personales.
La posada del Poney, Moria, Acertijos en las Tinieblas, Luthier, De Hobbiton a los Gamos... qué manera de dejarse la voz y el cuerpo disfrutando como muy pocas veces.
Se me hizo muy, pero que muy corto, podría haber estado varias horas más cantando y brincando. Necesito otro concierto así, de mayor quiero ser juglar.


Después de acompañar a Raven a su casa, terminamos la noche en un bar que no pisaba hace tiempo y cuando abrí la puerta creí oir campanas y coros celestiales.
En realidad era la voz de Iván Urbistondo y "Un poco Más" de Beethoven R; hacía lo menos tres años que no los escuchaba más que en mi casa y mi mp3, desde aquella noche en Madrid.
Acabé sucumbiendo a la tentación y pidiendo otra canción, jamás había imaginado que podría berrear en medio de un bar "Ja, Ja".
Y para terminar, tras dormir muy poco, nos hemos despedido esta mañana, espero que todas conserveis más o menos el cuerpo entero y mañana no necesitemos pizarritas para hablar. Gracias a todas por la gran noche, y también a los grandes músicos de Saurom y Lándevir.

No hay comentarios: