30 de marzo de 2006

[ Estoy...La mala suerte me persigue]
[Sonando: Dikers - Todo va Bien ]
[Cómic: The Sandman - Las Benévolas]



Los más curiosos habreis leído la pequeña conversación que tuve con Mushi a través del Tag-Board ayer.
Y para los que os de flojera bajar un poco el ratón y para dar los detalles, motivo de este post, lo explicaré desde el principio. Aún diciéndome que sólo era una posibilidad, el ir al estreno de X-Men 3 en Valencia con ellos, haciendo cosplay se me apareció como el plan más cojonudo posible(sólo mejorable con la presencia de Jorge, no tendría ni que decirlo): la película, a pesar de no contar con la presencia de Rondador ni de Gambito(el resto de mis personajes favoritos jamás aparecerían), y sabiendo que va a ser sobre Fénix Oscura y, como siempre, un "Logan y sus amigos", tiene una pinta estupenda. Aunque preferiría que dejasen de sacar a esa parodia y humillación del grandísimo personaje que es Pícara en los cómics.
Además, me apetecía mucho volver a ver a Mushi, con la que crucé un par de frases en el Salón de Barna (fue de las pocas personas que me pidió expresamente una foto), pero con la que coincidí en el foro del Taller de Ayne y por lo poco que sé de ella, es una persona genial.
Y, vi la excusa perfecta para hacerme el traje de Pícara. No es que necesite una excusa para hacerme un cosplay, pero con esto de que ya no puedo ir a los salones del cómic de Barcelona, me daría mucha rabia y pena matarme a trabajar(sobretodo ahora que se ha roto la máquina de coser) y no tener ocasión de ponérmelo.

Pero justo el fin de semana del estreno, estaré desde el jueves en Granada, en el viaje de prácticas de la universidad que tantos quebraderos de cabeza nos ha dado. Si me hubiese dado cuenta antes de lo mal que me viene el horario del grupo en el que estoy(me coincide con las clases de primero), me habría cambiado a uno de los últimos y me tocaría ir a Granada una semana después. Pero ya tengo la reserva hecha, y a estas alturas ya nadie te cambia el grupo. Así que lo he dado por perdido, otra vez será.


Si mirais las horas de mis dos últimas frases en el Tag-Board, tardé unos minutos en ilusionarme y empezar a maquinar diabólicos y censurables planes(¿Qué quereis?¡Mushi va a ir de Rondador!) y darme cuenta de que justo ese fin de semana voy a estar aún más lejos de Valencia.
Pero me ha quedado parte de ese "ilusionamiento", el traje voy a hacérmelo.
Me paro a pensarlo y es absurdo que siendo mi personaje femenino favorito de los primeros cómics que he leído, y sobretodo, mi nick, aún no me haya disfrazado de ella.
Como soy así de rara y carcamal, aunque lo lógico sería hacerme el de la película(ni bajo amenaza)o el mítico traje que todo el mundo conoce, que llevaba en la serie de dibujos y en los videojuegos, además de durante largo tiempo en los cómics, y por mucho que me parezca un traje bonito no me lo pondría por nada del mundo. Sí, es precioso, pero porque está sobre su cuerpo perfecto. Jamás me pondría algo tan ajustado, ni por el cosplay, ni por Pícara, que siendo yo, es decir mucho.
Además, personalmente me gusta mucho más su viejo uniforme, el que llevaba en sus primeras apariciones en X-Men y se volvería a poner años después en un arrebato nostálgico. Pero como los dibujantes son así de felices, y como hacen con la cola de Nocturna que aparece y desaparece según le apatezca al artista de turno, aunque pretende ser el mismo traje, como podeis ver, tiene ligeras diferencias. Esto es poco importante en cualquier caso excepto en el momento que pretendes hacerte un disfraz.
Así que cuando vaya a hacérmelo tendré que elegir uno de los dos o combinar los detalles que más me gustan de cada uno. Sobretodo es un traje que puedo haer más holgado que un tradicional uniforme de superhéroe, para estar cómoda.
Quería enseñaros otras imágenes de ese traje, de las páginas en las que Lobezno le salva la vida por creerse demasiado invulnerable o una preciosa dibujada por Bachalo, pero el escáner y yo no nos hablamos.
Posiblemente lo haga para la Expocómic, si hay suerte podré ir, como este año pasado.


Por si alguien no se había dado cuenta, me apasionan los dibujos animados. Tendemos a pensar que los dibujos modernos no valen nada, pero cuando llego a mediodía a mi casa, lo que más me apetece es sentarme a ver dibujos.
Hay algunas series nuevas muy originales y buenas. De la mayoría ves a distancia que sus autores son unos frikis de cuidado, a base de referencias y diálogos desternillantes.
Creo que mi favorita es Código KND. Quizá porque yo nunca he querido crecer, la vida adulta parece de lo más aburrida, y en esta serie, no sólo es aburrida, si no que te lleva a ser todo un tirano amargado y malvado.
Aunque los realmente malos son los traicioneros adolescentes jevirulos. Me encantó ese capítulo lleno de greñudos haciendo cuernos.
Pero hay algo que la diferencia de forma abismal del resto: sus chicas no son el colmo de la feminidad, ni un estúpido relleno, son personajes. Aunque la feminista, además de ser pelirroja, es de lo más divertida. Me explico.
Si alguna vez os habéis sentado a ver dibujos, la inmensa mayoría de las chicas que aparecen, como suelen ser pocas y estar entre un montón de chicos, parece que tienen que representar todo lo femenino: vestir y calzar lo característico de las chicas, que no suele ser nada apropiado para salvar el mundo, soltar grititos histéricos, ofenderse por ridiculeces sobre sensibilidad y tener los poderes curativos o como mínimo los menos destructivos del grupo.
Al menos ya no son tontas del culo e inútiles, pero son tan femeninas que me saca de quicio.

Supongo que así, las niñas se sienten identificadas. Pero yo lo veo al revés, así la mayoría de las niñas acaban obsesionadas por los trapitos, por conseguir novio y por ser muy femeninas.
Y aquí ya no hablo de los dibujos, no los considero la mayor influencia sobre los niños, pero es la idea de feminidad que tiene la gente en la cabeza la que me revienta. Y que los dibujos hacen perdurar, además de las madres obsesivas.
Tampoco soy una de esas personas obsesionadas por la manipulación del gobierno o de los malvados magnates de las empresas sobre los dibujos animados, me parece ridículo.
En cuanto una chica, no cumple todo esto, suele ser llamada "marimacho" y otros términos despectivos. Hasta acabar relacionándolo con su inclinación sexual. Permitidme no encontrar relación entre una cosa y la otra y considerar estúpido al que sí lo hace.

Entre otras cosas, me cabrean los chicos que cambian su forma de tratar a las personas, según lo que tengan entre las piernas. Por eso me siento muy agusto cuando, por ejemplo, los frikis con los que me junto en la universidad, me tratan como a una más, no como a "la chica", sobre la que no se pueden hacer chistes o hacerla partícipe de conversaciones estúpidas e inolvidables.
Igual a otra chica le puede parece un insulto terrible pero yo me sentí complacida como un compañero me dijo "Pero tú no eres una chica, ¡Tú eres...Ana!"

Yo siempre he preferido la ropa nada femenina, que consiste en tejidos que se pegan al cuerpo como queriendo demostrar que sí, que eres una chica, tengas o no un cuerpo bonito. ¿Para qué?
Bueno, en Padre de Familia dijeron que así los hombres tienen un sitio al que mirar cuando hablan con nosotras.
Y no, esto no es un discurso feminista pro-guerra de sexos ni nada por el estilo, porque también una mujer puede mirar a otra en esa misma situación. Ya he dicho muchas veces que todos somos personas y todo lo demás son estupideces como templos.
Pero me pone triste el pensar, que la mayoría de las chicas visten así para ser miradas, como si no tuviesen otro objetivo en la vida.
Además, toda esa ropa es incómoda de narices.


Empiezo a pensar, que si no vivo en un contínuo modo regresivo, lo padezco cada cierto tiempo y si lo apuntase, descubriría que se cumple bajo un complicadísimo patrón.
Normalmente consisten en volver a escuchar CD's viejos y recordar todo lo que viví con esa música de fondo. Y recordar que aún me sé todas las canciones.
No estoy segura aún de qué es lo que las dispara, pero espero descubrirlo.
Hace unos días sentí una necesidad increíble de coger el teléfono o abrir el messenger e intentar recuperar a dos personas que salieron hace mucho tiempo de mi vida. De pronto no me parecía descabellado, no me importaba lo que pasó, ni lo diferentes que somos ahora, o los caminos que hemos tomado.
Después me paré a pensarlo y estaba siendo ridícula. Pero durante unos minutos me sentí así de extraña, y después empecé a recordar a gente que ha desaparecido de mi vida en contra de mi voluntad. Y me puse bastante triste.
Porque las personas no suelen durar mucho tiempo en mi vida, ni las buenas ni las malas, no hay diferencia; casi todas desfilan, se quedan un tiempo y desaparecen como si no hubieran existido nunca.
Es algo que me asusta, no me gusta que las amistades sean transitorias, le quita todo su significado.
No quiero acabar dándole la razón a quien afirma que "Los amigos no existen".
Aunque a veces me encuentro con personas maravillosas en las que me es imposible no confiar, por norma general me cuesta mucho acercarme o confiar en los demás.
Y conforme se alarga la lista de los desaparecidos, me cuesta más y más. De forma que hoy, tras una conversación de más de una hora que ha ido desde los intentos de ligoteo de mis compañeros, a las frikadas relacionando y cruzando risas sobre X-Men, los Zeldas, los Final Fantasy y Dragon Ball, sentía un picor en la garganta. Hacía tiempo que no mantenía una conversación tan larga y con tantas risas.

Por cierto, aún tienen que contestarme los de Anime Fanlistings para que esté oficialmente abierta, pero me dieron y ya he terminado la Fanlisting de Basilisk: Kouga Ninpou Cho. Es la primera de anime que hago, no me parecía bien que no existiese. ¿Qué os parece?



Dikers - Nada que perder
Otro paso atrás,
y vuelta a empezar.
Ese es mi destino.
Nunca encajo bien,
en ningún lugar.
Y ya me da lo mismo

Voy corriendo a ningún sitio,
sin parar de dar traspiés.
Mi cabeza me adelanta,
no la puedo detener.
Como esto continúe,
otra vez tropezaré.
Y otra vez, me pondré de pie.

Meter mucho la pata
y sacarla después.
Aunque me desespere,
es lo que mejor sé hacer.

Siempre acabo igual,
no logro aprender,
que yo tengo mi estilo.
Hay quien me mira mal
y dice po ahí,
que lo tengo merecido.

Cuando al se derrumba
cuando todo va a lrevés.
Cuando nada ha cambiado,
cuando no sabes qué hacer.
Cuando cuelgas bocabajo,
agarrado por los pies,
sin tener, nada que perder.

No hay comentarios: