24 de febrero de 2006

[ Estoy...ZzzZzZ]

[Sonando: Hanson - Dancin' in the Wind ]
[Libro: Terry Pratchett - Eric / J.K Rowling - H.P. y el Príncipe Mestizo ]
[Cómic: The Sandman - El Velatorio]
[Anime: Azumanga Daioh #26 / Bleach #70]



Esta semana hay tres nuevos elementos/inquilinos en la habitación. La primera es esta monada que aún no he bautizado. Es increíble que yo tenga problemas para ponerle nombre a un animal.
¿Alguna idea?
Tras el tercer intento de convencer a mis padres para que me dejasen comprarme uno de esos hamsters que veía todos los días al pasar por delante de la puerta de la tienda de animales de vuelta de la Universidad(bueno vale, me desviaba un poco para poder verlos), lo conseguí, y antes de las clases de la tarde, el animalito estaba en su nuevo hogar.
Arma un jaleo tremendo con la rueda por las noches y se escurre entre sus ejes, se queda paralizada durante siglos, escuchando o vete tú a saber qué hace...y estoy en pleno proceso de domesticación. Porque muchos se piensan que los hamsters ya son animales domesticados que no temen para nada a las personas y una vez en casa puedes pasearlos en el bolsillo de la camisa. Algunos son más confiados que otros, pero la mayoría cuesta un tiempo que no huyan de la mano o intenten saltar al vacío cuando los coges.
Me gustaría conseguir lo que tenía con mi primer hamster, que reaccionaba a mi voz cuando se escapaba y dormía conmigo en el sofá. Veremos si lo consigo.

Como podeis ver, como buena friki, pottermaniaca e histérica que soy, ayer fui a por "Harry Potter y el Príncipe Mestizo". Ya podría explicar la editorial qué tiene de feo la palabra "mestizo"(que aún así aparece tal cual en el libro) como para hacer alarde de una imaginación desbordante y sustituirlo por "el misterio del príncipe".
No he podido leer mucho porque esta mañana he tenido clase y después han aparecido en mi casa Kalaman, Vannus, TenTen y Emi, con los que he quedado también después de comer.
Pero no creo que vaya a durarme mucho el libro,le tengo muchas ganas, es corto y tengo que huir rápido del nivel de spoilers en crecimiento. Por ahora, aunque muchas cosas ya las sé gracias al maravilloso internet, estoy muy intrigada.

Y la tercera novedad está aquí gracias a Kalaman, que me ha dicho que lo había visto en el escaparate de la tienda. Ya os enseñé a Shikamaru y Sanji, hoy podeis conocer al tercer miembro de mi harén de algodón.

Es bastante cómico que el sea el más grande de los tres... es tan achuchable, podría pasarme la vida abrazándolo.



Supongo que ya es hora de contarlo. Hace un tiempo fui al dentista a preguntarle si sería buena idea quitarme las muelas del juicio, ya que suponía que eran ellas las que estaban empujando a todos los demás dientes y haciéndome maldecir entre dolores.
Nunca había pensado que los chasquidos de mi mandíbula cuando como significasen algo importante.
Hasta ahora he pasado por radiografías, resonancias y tomadas de medidas muy dolorosas, humillantes y asquerosas en la silla de tortura del dentista.
Primero, y casi estrangulo al dentista por eso, dijo que sólo eran nervios. Lo mismo dijo el del estómago (estoy hecha una pupas)
Después dijeron que el problema estaba en la articulación de la mandíbula, que al abrir la boca, el menisco se salía totalmente de su sitio; y los chasquidos los hacía al volver a su lugar. Pero la resonancia indicaba que mi articulación es perfectamente normal.
Entonces el dentista me agarró una mano e hizo que mi dedo índice, tirando hacia atrás, casi tocase mi muñeca, para demostrarme que, tengo los tendones muy elásticos, y ellos permiten los movimientos extraños de mi mandíbula.
Así que el problema principal resultó ser lo que yo ya sabía y nadie se creía: tengo la mandíbula deforme, la inferior es mucho más pequeña y al no encontrarse con un límite, la superior, mis dientes han crecido de más, por lo que a veces soy capaz de morderme el paladar.
Al no estar la mandíbula en su posición correcta, los dientes tampoco, lo están y por eso me molesta tanto.
¿Esto cómo se va a arreglar?
Primero no debería haberme negado a ponerme aparato cuando era pequeña. Ahora, teno que ponerme primero una especie de funda para corregirme la posición al cerra la boca.
La toma de medidas para esto, es sumamente dolorosa y desagradable, y ya me la han hecho mal una vez, diciendo alegremente, que es muy normal, que igual tocará repetirla alguna vez más.
Si algún día me la dan bien hecha, sin que al ponerme me de la sensación de ir a arrancarme los incisivos, tendré que llevarla unos seis meses, para después ponerme un aparato.
Este aparato se encargará de ponerme los dientes en su sitio correcto, por lo que estarán aún peor en mi boca durante un tiempo... hasta que me operen para ponerme la mandíbula en su sitio.
Y después tendré que seguir llevando el aparato una temporada.
Me esperan tiempos de lo más alegres ¿eh?

Lo digo cada vez más a menudo: me hago vieja.
No es la paranoia de estar acercándome al número dos en las decenas, ni que me sienta de lo más madura. Es mi cuerpo. Mi maldito, estropeado y oxidado cuerpo.
Me duelen las articulaciones, las piernas, la espalda, no soy capaz de lavarme los dientes o desayunar sin tener arcadas, de correr para coger el autobús sin acabar creyendo que voy a desmayarme.
Antes era capaz de ir por Madrid en pleno Noviembre en manga corta y apenas usar chaqueta unos días al año en Alicante, y ahora tengo frío cuando los termómetros marcan 18ºC.
No quiero ni imaginarme cómo estaré dentro de unos años... y mientras se hunden y desaparecen muchas de las cosas en las que creo y me he apoyado, sólo espero poder moverme para no terminar de hundirme.

No hay comentarios: