27 de diciembre de 2005

[ Estoy...]

[Sonando: Darna - Para la Eternidad]
[Libro:HP y la Órden del Fénix (otra vez)]
[Cómic: The Sandman: Las Benévolas]
[Anime: Bleach #62]



Parece mentira que con lo que me gusta a mi la Navidad, llegue tan tarde mi post navideño. Pero tengo una buena excusa ¡De verdad!
He estado muy ocupada estudiando(esto lo que menos), comprando regalos, limpiando, y sobretodo: celebrando la navidad y mi cumpleaños.

Ya hace por lo menos semana y media que monté el árbol y el belén en el salón de mi casa. Desde hace varios años que esto es tarea exclusiva mía y suelo tardar varias horas, sobretodo desde el año pasado, que tenemos un árbol de 180 centímetros de alto y no me he atrevido a medir el ancho, basta decir que es necesario mover muebles para poder ponerlo.
Cuando nos dimos cuenta del monstruo que habíamos metido en casa y mientras yo me preparaba para empujar nuestro descomunal aparador, mi madre insistía en devolverlo. Pero yo me había enamorado de ese montón de plástico verde. Además, mi padre, tan hábil como siempre, se había cargado el pie al sacarlo, así que nos lo tendríamos que haber quedado de todas formas. Y ahora a veces me pregunto si el pobre árbol padece una seria deformación de columna.
Como decía, desde hace varios años, es mi trabajo colocar los adornos navideños del comedor. Y lo disfruto como una enana. Tenemos montones de bolitas de colores y unos adornos alargados rojos muy extraños que me encantan. También hay muchos hechos por mis padres hace años, de madera y celofan rojo, una especie de arcilla de colores o de bolitas de colores, por mi madre.
Me encanta decorar el árbol: poner las bombillas, los tropecientos adornos, los cordones plateados y dorados y los pelillos dorados. Y puedo pasarme horas hipnotizada por los ritmos que se alternan en las bombillas; mi madre ya ha tenido que darme un par de collejas.

Creo que está bastante claro que adoro la Navidad. Estoy muy harta de esa actitud "moderna" de odiar la Navidad por sistema. Lo que hace unos años me chocó, siendo yo tan feliz al llegar diciembre, ahora me aburre y exaspera.
He oído de todo, pero pondré algún ejemplo:
"La Navidad me deprime", hay que ser muy idiota para achacar un arranque depresivo cualquiera a unas fechas. ¡Mierda! Es lunes y yo sin deprimirme.
"La Navidad es consumismo, y es un invento de los centros comerciales" Sí, claro, por supuesto ¿Cómo no me he dado cuenta? ¡Y el gobierno esconde microcámaras en los lazos para saber nuestra opinión sobre el cultivo de la ensaladilla!. Me parece una excusa muy pobre para no darte la gana hacerle un regalo a alguien. Yo disfruto comprando regalos a la gente que quiero(odio eso de "por compromiso") y por supuesto recibiéndolos, no voy a dármelas ahora de lo que no soy, y no veo ninguna "conspiración capitalista" en eso.

De pronto, hay que odiar la Navidad por ser joven. Y es "muy guay" despreciarla.
Supongo que ya se ha notado que las religiones, más bien me resbalan. Y sí, me gusta celebrar la Navidad. No lo veo tan incoherente.
Me gusta el ambiente festivo, las lucecitas, las postales(que ya envié), el hacer regalos a los que quiero y recibirlos y el que me den vacaciones, por muy ridículas que sean y los exámenes estén a al vuelta de la esquina, en la Universidad.
No me gustan las aglomeraciones de gente en todas partes, que caminan lentamente y se las apañan para crear murallas en las aceras, los falsos mensajes de buenos propósitos, o que en la televisión se las den de solidarios. Pero creo que ganan las cosas positivas.

Supongo que también adoro el mes de Diciembre porque es mi cumpleaños. No penseis que por estar proximas las fechas, mis regalos disminuyen, lo cierto es que no podría quejarme.
Celebré mi cumpleaños con mis amigos y aunque fallaron algunos, fue un día genial, mil gracias a todos.
Si sois observadores, habreis visto que la WIshlist ha sufrido varios cambios este mes.


Un peluche de Urahara, con el que estoy practicando vudú para fastidiar a Elfangor, un muñeco cabezón y adorable de Sanji, dos tomos de Hellsing, el colgante de la Patrulla X que tenía fichado desde hace bastante, y una camiseta llena de ovejas, que todo buen nubeño tendría que tener.
¡Muchísimas gracias a todos!
Haré mención especial al regalo de Lictor, que me dejó totalmente en el sitio. Estás hecho un artista, nunca podré agradecértelo lo suficiente. Gracias.

Si os fijais, los pobres lobos perdieron las colas durante el viaje, pero no os preocupeis... ¡volved a sentaros! Ya los pasé por quirófano y los arreglé, están perfectos.
Y después vinieron los regalos de mis padres. La noche del 23 me di cuenta de lo mucho que se parece mi madre a la suya, mi abuela. Ella no podía aguantarse ningún año de reyes a darnos los regalos por la mañana, así que siempre volvíamos con impaciencia a su casa después del aterrizaje de los Reyes Magos(no sé en otras ciudades, aquí llegaban en helicóptero), porque sabíamos que, como vivían en un 2º, los Reyes ya habían llegado y dejad nuestros regalos.
Un año, mi abuela no pudo resistirse y en lugar de regalos nuevos, quiso hacernos sufrir y colocó nuestros propios juguetes en la terraza. Cómo se rieron todos.
Así que mi madre me dio el X-Men Legends II, del que ya me he pasado un acto, envuelto, como primer regalo estrella por mi 19 cumpleaños, la noche anterior.
Pero finalmente, tuve mis regalos:

"Las Benévolas" de Gaiman, "Alas de Fuego" y "Las Hijas de Tara" de Laura Gallego García, el nuevo recopilatorio de Platero y Tú "Hay Mucho Rock & Roll II" y el último CD de Sonata Arctica "Reckoning Night".
¡Ah! Se me ha olvidado ponerlos en la foto. Llevaba ya varios años buscando muñequitos de la peli mi película Disney favorita: Robin Hood. Ahora tengo a Robin, Little John y el fraile Tuck en mi habitación.
Por parte del resto de mi familia y amigos: los cuatro primeros libros de "Las Crónicas de Narnia", una chaqueta y unos vaqueros nuevos. No sabeis lo que cuesta encontrar unos vaqueros de verdad, normales y corrientes.

Odio las estúpidas modas que dicen que ahora hay que llevar mariconaditas bordadas, rotos y descoloridos artificiales. No lo soporto, es ridículo. Hace un par de años esas chicas que los llevan tan orgullosas, habrían mirado con desprecio el enorme boquete que tengo en la rodilla de los pantalones que usaba para patinar(tranquilos, mi rodilla no sufrió nada con aquel trompazo... yo sé que en realidad os habiais preocupado), o habrían tirado unos pantalones sobre los que ha caído lejía, o estarían escandalizadas por ese manchurrón negro en mitad del muslo, ahora suspiran por ellos en los escaparates. Que alguien me lo explique.

Y por no faltar a mi costumbre, tenía pensadas otras cosas que quería cntar, y ahora tendrán que esperar, porque tocaba hablar de la Navidad. Espero que no se me olviden, como siempre.

Ya sabeis, a disfrutar de la Navidad, que aunque no os lo creais, es bonita y alegre. A pasarlo bien, dejar de amargarse por idioteces y celebrar que estamos vivos.
¡Feliz Navidad a todos!

No hay comentarios: