31 de agosto de 2005

[ Estoy...¡Grrr!]

[Sonando: Sonata Arctica ]
[Libro: Terry Pratchett - Hombres de Armas]
[Cómic: Marvel 1602]
[Anime: Beck #8]


Llega septiembre.
Creo que todos odiamos esta palabra y mes desde bien pequeños. Significa que se acabaron las vacaciones, hay que volver al cole, etc. Aunque en nuestros primeros años siempre nos hacía ilusión volver a jugar con nuestros compañeros.
También empiezan a aparecer las míticas colecciones de "Construya su propia bomba nuclear" o "Colección de cajitas de zapatos de los años 30".
Esas que al principio son tan baratas, pero que nadie termina porque luego el precio deja de ser tan "increíblemente bajo" y apenas se encuentran un mes después en los quioscos que por estas fechas prácticamente niegan las aceras a base de cartón.

Entonces todos recordamos el principio de verano, pensamos lo genial que ha sido, lo bien que lo hemos pasado en la playa, la montaña o donde hayamos ido este año, (tanto da si nos hemos quedado en casa, lo importante es que son vacaciones) con nuestros amigos? nuestra familia...
¿He dicho todos? ¿He dicho familia?
Sí claro... seré ilusa.

Todos los años y cada vez que comienzan unas vacaciones escolares (como Navidad o Semana Santa) me encuentro con los mismos reportajes en las Noticias:
Padres desesperados porque no saben qué hacer con sus hijos.
Vaya trauma ¿eh? Tú te molestas en tener el hijo, darle de comer, y vaya por dios ¡Te toca criarlo! ¡Qué mundo tan injusto! ¿Por qué no seguirán abiertos los colegios en estas fiestas?
¡No soporto tener a mis hijos en casa! ¡Molestan, ensucian y gritan!

Y ahora pregunto
¿Soy la única que no ve esto normal?
¿Para qué han tenido hijos estas señoras que tanto se quejan en televisión?
¿Para enseñar la foto a las amigas y sentar al niño en clase o frente al televisor, esperando a que otros lo eduquen?
Me parece lo más triste y absurdo del mundo.
Las parejas tienen hijos sin quererlos realmente. Sonará exagerado, pero desde mi humilde punto de vista, si no te molestas en criar a tu hijo y ni quieres verlo, desesperado porque te lo cuiden los maestros de escuela, es que no querías tener ese hijo.
Y me parece de lo más egoísta crear una vida y en realidad no tener ganas de estar con ella. No soportaría la idea de que mis padres no quisiesen estar conmigo.
Quizá mi familia es extraña, nací cuando mi madre era bastante joven, y ambos pasaban horas y horas conmigo, jugando o intentando que aprendiese a usar ese vater pequeñito de plástico rojo tan cuco cuando querían que dejase de usar pañales, leyendo cuentos(como aquellos llenos de dibujos que sustituían palabras).
No es sólo que no recuerde a mi madre quejándose por tenerme en casa, es que yo no me había dado cuenta de este fenómeno hasta que un año ella al verlo se cabreó.

Debo de haber captado mal el concepto de familia, cierto que los niños pueden ser insoportables, yo misma digo a menudo que algunos son monstruos. Pero de esto la culpa la suelen tener los padres, por lo que deberían aceptar las consecuencias.
Un niño puede ser lo más irritante del mundo? pero de ahí a no soportar tenerlo en casa, desesperarte porque llegan las vacaciones de Navidad y tu descendencia va a ensuciarte la linda vivienda, hay un paso muy grande y muy feo.

Llega septiembre.
Ahora las Noticias hablan de los síndromes post-vacacionales, el stress, y las disputas familiares, con el aumento de los divorcios en los meses posteriores al verano.
Claro, al tener que soportarse durante al menos un mes entero, puede destrozar una pareja. Todo el día juntos, compartiendo cada segundo, es normal que la gente se pelee y rompa sus matrimonios ¿No?

Insisto ¿Soy la única que no lo ve normal?
Si te has casado con una persona es porque quieres pasar el resto de tu vida a su lado, porque la quieres y una de las cosas que más te gustan en este mundo es estar con él/ella. ¿Por qué es tan traumática la temporada que pasáis más tiempo que nunca con ellos?
¿No debería ser la mejor época del año? (a pesar del calor) Sin tener que madrugar e ir a trabajar, haciendo lo que más apetezca a ambos, a las horas que pida el cuerpo, y en resumen pasar el tiempo juntos, que es lo que quieres hacer cuando te casas con alguien.

Aparecen en la pantalla experimentadísimos psicólogos especializados en el tema, diciendo lo normal que es el aumento de divorcios al tener que pasar tanto tiempo seguido juntos.
Lo siento pero a mí no me parece tan normal y no pienso aceptarlo.

Cada día estoy más segura de que, o el mundo funciona mal o yo tengo una idea muy extraña de la normalidad.
No suelo hablar nunca de estas cosas de actualidad o sociedad, es lo que hace casi todo el mundo y la mayoría lo hacen mejor que yo. Pero no podía dejar esto sin decir, es algo que me cabrea mucho y necesitaba decirlo
¿No se plantean esto esas personas? ¿Nadie se lo ha gritado a la cara?
La gente no sabe apreciar lo que tiene.

26 de agosto de 2005

[ Estoy...]

[Sonando: Steve Conte - Heaven's not enough (Wolf's Rain OST)]
[Libro: Terry Pratchett - Hombres de Armas]
[Cómic: Exiliados #5]
[Anime: Bleach #41]


Es como si tuviese un Tío Matt "El viajero" ...

No sé cuánta gente sabe que me encanta viajar. Desde pequeña me ha fascinado el resto del mundo.
A menudo me pregunto qué estará pasando en otros lugares, esos que veo en los documentales(puedo pasarme horas),los que sólo conozco de oídas, o los que tengo especial obsesión por visitar algún día.
Pienso si la gente pasa por lo mismo que yo o las personas que me rodean, si es cierto eso de que todos tenemos clones repartidos por el mundo. Quizá hay alguien escribiendo un post similar a este, o al menos pensando que igual a alguien le gustaría saber lo que pasa por su cabeza, pero nunca lo hará salvo por este post.
O puede que realmente todos seamos tan diferentes que jamás divaguemos y acabemos en el mismo punto.

Sé perfectamente que este planeta está podrido, sobretodo las gentes que lo habitan y parecen esforzarse en mutilarlo. Pero me niego a sentarme en un rincón y alejarme de él como hacen muchos, que creen haber descubierto la verdad sobre el universo e intentan amargar a los demás, despreciándolos por no admitir "la verdad".
Yo por esa gente, como mucho siento lástima. Nunca podrán descubrir que todavía hay cosas buenas en el mundo, cosas muy buenas, maravillosas e interesantes.
En su empeño por quejarse (por lo que creen ser muy modernos, independientes y antisistema)y odiar el mundo, lo único que consiguen es desperdiciar gran parte de su vida, como si tuviésemos tanta como para irla tirando.
Pero creo que lo que más rabia me da es la gente que tiene más suerte que yo, pudiendo viajar y ver el mundo, y no lo aprecia, se incluso se queja por ello.

Me fascina la vida, las ciudades, las montañas, las costas...
Querría verlo todo con mis propios ojos, tocarlo con mis propias manos, olerlo, sentirlo y oírlo...
Fundiría la cámara de fotos y luego contaría a todo el mundo mis aventuras, como si de un kender se tratase, y jamás tendría que adornarlas, siempre serían apasionantes, divertidas y tendrían algo que enseñar a los oyentes.
Pero sé que no es posible, por lo que aprecio muchísimo los viajes que hago (que no son pocos).

Y ahora viene la explicación para el título del post. Tengo una memoria muy mala, así que para recordar mejor los sitios a los que voy, llevo muchos años coleccionando postales.
También pido siempre a mis amigos, que cuando viajen a algún sitio, sea el que sea, me envíen una postalita. Y yo siempre envío unas cuantas, me gusta extender la afición, al menos espero que no acaben olvidadas en el fondo de algún cajón para ser encontradas dentro de un montón de años por algún joven familiar curioso y esa persona ni siqueira recuerde quién era esa "Pic" que firma la postal.
Suelo enviar postales de fotografías nocturnas, me encantan las ciudades por la noche.
Desde que mi abuelo descubrió mi afición a las postales, me ha ido regalando gran parte de las que rondan por su casa, enviadas por familiares y amigos(es un hombre muy sociable y querido). Así que mi colección crece continuamente y mucho, tengo que comprarme más hojas de álbum o alguna caja nueva, porque me quedo sin espacio.
No es el único, un compañero y amigo de mi madre viaja cada verano a algún lugar maravilloso y se acuerda de mí, este año me ha enviado dos postales desde Argentina.
Cuando me llegó la primera, dije en voz alta "Es como si tuviese un Tío Matt el viajero, aunque no cuenta cosas descabelladas sobre el mundo exterior", y a mi madre le hizo mucha gracia.

He decidido que cuando reciba nuevas postales(y mientras tanto las atrasadas) las colgaré aquí para contar algo sobre ellas. Incluso voy a crear una sección aparte para ir poniéndolas todas.
Ya que son las que han acabado por inspirarme la idea, comienzo por las postales enviadas desde Argentina.





Realmente no sé nada sobre Argentina. Puedo señalarlo en el mapa sin buscar el nombre, adoro los restaurantes Argentinos y no termina de convencerme el acento de sus habitantes.
Creo que debería solucionar mi falta de conocimiento del resto del mundo, y aún así, me vuelve loca. ¿Cómo pueden existir lugares tan hermosos?

23 de agosto de 2005

[ Estoy... pero... ]
[Sonando: Sonata Arctica & Beat Crussaders ]
[Libro: Terry Pratchett - Hombres de Armas ]
[Cómic: X-Men #113 ]
[Anime: Naruto #147-148 ]




A las once de la noche de anteayer, en la estación de autobuses, despedí a los últimos asistentes a la KDD organizada por los foreros de Mundo Naruto(actualmente con problemas técnicos) con el motivo del cumpleaños de mi mejor amiga.
Por si te había felicitado poco... ¡Muchas felicidades Raven!

Ha sido un fin de semana muy intenso en el que apenas he puesto un pie en mi casa, por lo que además de haber pillado un pequeño catarro (¡¿Cómo se puede pillar un catarro en verano?!) estoy reventada. Al menos, como bien señalaba Black_sun, esta vez no me he lesionado como en cada KDD(normalmente vuelvo con una mano o la rodilla para el arrastre), así que mejor no me quejo.
Aunque estuviese vendada de pies a cabeza no me arrepentiría, aunque hubo momentos en los que deseé estar a muchos kilómetros de Alicante. Porque ha valido mucho la pena estar aquí, a pesar de los madrugones, el cansancio, los mosqueos y posteriores dolores.
Pude volver a ver a Kalaman y Ari, nubeños de renombre a los que aprecio muchísimo y que viven tan sumamente lejos. Incluso les presenté a mis padres a su "nieto" Kalaman, ya que me gané a pulso en la KDD de Moros y Cristianos que empezase a llamarme "mami".
Siempre es un placer estar rodeada de gente como Hed, Black_sun, Rumiko, Ino_Chan, Darvell, Lictor, Yuh, Fausto, Ookami...

Fuimos a la playa, a la piscina, hicimos el tonto con rollos gigantes de cartón, conquistamos castillos, nombramos caballeros, intentamos montar una partida de rol de 20 personas, estuve a punto de morirme de la emoción cuando me pidieron continuar la partida de Cambiaformas, salimos de juerga, comimos y cenamos comida basura, frikeamos....

¿Podría pedir algo más? ¿Y además sucedió?
Por supuesto que sí, pero es demasiado personal, y sobretodo, no sólo asunto mío como para poder contarlo aquí.
Sólo diré lo que muchos ya sabían o imaginaban desde el mes pasado: una nueva persona ha entrado de lleno en mi vida, directo a mis brazos y no parece dispuesto a irse. Y yo tampoco quiero que lo haga...
Ya me habían devuelto la sonrisa, pero tú la has agrandado, gracias.

Pero ahora cae sobre nosotros el síndrome post-KDD. No sé si los demás lo estarán sufriendo ni a qué nivel.
Es horrible no oir todas esas voces a tu alrededor, incluso las que esquivabas por evitar un spoiler(he prometido a alguien muy importante no leerme el manga de Bleach adelantado y el anime baja muy lento), incluso las que te hacían enfadar. De pronto ya no hay 20 personas cerca, de pronto estoy sola.
Me giro y no veo a ninguno de ellos planeando una trastada o haciendo alguna tontería, he vuelto a pasar tres días en una burbuja de realidad alternativa y he salido por el otro extremo a la cruda realidad, con nada de tiempo para preparar los exámenes de septiembre.

Tengo que concentrarme, esta vez tengo que aprobar y seguir adelante con la carrera, dejar de atascarme en lo mismo.
Si apruebo estos tres exámenes, y las matemáticas en diciembre, este año terminaré las dos que me quedarán de primero, empezaré segundo y me sacaré el carnet de conducir. Eso significa despedirme del autobús para ir a clase y el poder viajar para ver a la gente que quiero y vive lejos.


¿He mencionado una partida de Cambiaformas? ¡Sí!
Hace un par de semanas nos juntamos para celebrar el cumpleaños de Lictor, y comenzamos una partida que llevaban un tiempo pidiéndome que dirigiera. Es la primera partida que masteo y me alegro de tener estos jugadores, inspiran a cualquiera con sus ánimos, su ilusión, sus bromas oportunas.
También es cierto que intimida bastante el silencio que se forma al ir a narrar, y acude el miedo a resultar aburrida, demasiado obvia, poco original...
Me han puesto un auténtico reto, y ya les dije que en cuanto hiciese los exámenes me ponía de lleno y la continuaríamos. ¡No voy a huir! ¡Me hace muchísima ilusión crear esta aventura!

He vuelto a hacerlo, dejarme mil cosas por contar por tardar tanto en postear.
Por ejemplo la KDD del mes pasado en Valencia. En lugar de en albergues u hoteles, estuvimos viviendo en el jardín de Hed, con las tiendas de campaña, o como mucho en su salón. Vicio, juergas, videos cosplay chorras...de la que nos quedan un montón de fotos, recuerdos, risas y un DVD de dos horas de incoherencias.

Estamos pintando las dos habitaciones que ocupo en mi casa. Una ya es naranja desde la semana pasada y la otra está en proceso de ser de color morado. Creo que me he acostumbrado al olor a pintura.
El haberlo desmontado todo me servirá para volver a ordenar todos los tebeos y los libros, porque ya estaba teniendo problemas de espacio.
La culpa de eso la tiene el que haya vuelto a hacer 4 colecciones Marvel al mes (¿es verdad eso de que ahora va a ser quincenal?)
No sé quién habrá oído mis tacos, insultos y resto de lindezas sobre lo que le habían hecho a las series principales de X-Men, pero parece ser que, al contrario de lo que todos creían, no era la única que pensaba así. De pronto, se cierran o re-empiezan todas las series. Ya he empezado a leer una de ellas y no podía ni creermelo.
Me hicieron quedarme mirando fijamente la última página de un X-treme X-Men, respirando con dificultad, al recuperar a mi amada Rachel Summers (¡Pic idiota! ¡Estaba clarísimo que era ella!), la preciosa pelirroja que creía desperdiciada por los idiotas que llevaban los cómics ahora.
Pero no acaba ahí la cosa, ahí está Pícara con el precioso uniforme verde y amarillo, su chaqueta... ¡ A la mierda ese intento de modernez en cuero y estupideces del estilo!
Y para rematarme y dejarme babeando por lo menos un par de meses, Patrulla X la van a llevar Davis y Claremont... ¡Debo tener poderes! ¡¿A quién tengo que entregar mi alma por este favor?!
¡Viva Alan Davis!
Los creadores de Excalibur, mi serie favorita, con mis personajes favoritos... juntos de nuevo en una serie, no tengo palabras, lo siento.

Tengo un nuevo inquilino en la habitación. Se sienta en mi mesita de noche junto a los libros y no dice nada de nada. La verdad esperaba que protestase un poco, pero nada. Lo que pasa es que es un buenazo y quiere dejarme dormir.
Es la primera vez que consigo un peluche de mi personaje favorito de algo, y me encanta, así de achuchable y mono.

Ya falta menos para el Salón del Manga ¡y yo sin terminar el disfraz! ¡Socorro!
Este año repito de Shikamaru, pero quiero tener el chaleco de chuunin, además de que quería tener un segundo disfraz que también me hace ilusión, pero antes de nada tengo que convencer a mi madre.

Recta final para los exámenes... socorro.