16 de abril de 2005

[ Mood...& ]
[ Music: El Sueño de Morfeo (Culpas a Male xD) ]



Aviso:Este post estará lleno de mis opiniones, que no suelen coincidir con las de nadie, así que si no estás de acuerdo, eres libre de irte ^___^.

Creo que existen muy pocas personas que no hayan soportado mis vómitos sobre lo que estaba haciendo últimamente mi apreciada Marvel.
Siempre he dicho que, a pesar de mi edad, mis cómics son de antes del satinado del papel, y la excesiva preocupación por el dibujo y la tan adorada estética.
Hasta que las conseguí, mi obsesión fue tener Los Nuevos Mutantes y el primer volumen de Excalibur, aquel "subgrupo" de mutantes, creado cuando parecía que la Patrulla-X había muerto (por... ¿segunda? vez).
No sé cómo se las apañaron,pero en ese grupo acabaron la mayor parte de mis personajes favoritos de todo el universo X-Men: Rondador, Kitty Pryde, Rachel Summers, Meggan, Coloso y Loba Venenosa, junto a aberraciones que nunca comprenderé cómo pudieron surgir de la mente de nadie, como fueron el Capi Britania, Cereza, Amanda Sefton y el favorito de las masas y de aquel maldito autor que se cargó la serie con su guión favoritista y sin más propósito que darle protagonismo al gilipollas de Wisdom.
No diré su nombre, sería ensuciar mi blog, pero sus adoradores sabrán perfectamente que me refiero a él. Ojalá le cortaran las manos y lo dejarán mudo.
Y jamás me harán cambiar de opinión: él se cargó la serie y ya puede haber hecho maravillas según los demás, no pienso tocar nada escrito por él.



Los Nuevos Mutantes la conseguí un poco más tarde y por "un poco" más de pasta, pero fue un regalo.
Allí estaban mis adoradas Danielle Moonstar y originalmente, Rahne Sinclair, la pequeña Loba Venenosa, mi pelirroja favorita.
Mucha gente me ha dicho que no entiende porque prefiero precisamente estas dos series, las que creo, menos éxito tuvieron en su día.
La verdad, yo tampoco estoy muy segura. Serán los personajes, los dibujantes y guionistas que pasaron por ellas, porque son diferentes a las demás.


Cuando les dio por darle todo el protagonismo a los personajes que se habían hecho famosos con las películas(convirtiendo a mi amor platónico, Rondador, de dominio público), comencé a echar realmente de menos a Rahne, Dani, Kitty...
Últimamente no hacen más que darme alegrías.
Hace ya tiempo que empezaron a publicar la segunda parte de Nuevos Mutantes en los USA y empecé a leerla en inglés. Ahora por fin la están publicando aquí en España.
La obsesión con modernizarlo todo y hacerlo tan "agradable" a la vista que reina en las colecciones mutantes, no ha hecho más que decepcionarme.
Pero inexplicablemente, cuando vi el cambio radical que había sufrido Rahne, me gustó, supongo que porque está más que justificado.


Aunque los primeros números ya los he leído, voy a comprarlos cada mes con ilusión de sentarme a leerlos, con una sonrisa tonta en la cara, viendo cómo han crecido mis chicas. Y dandome igual si la serie es más de lo mismo ¿Qué le voy a hacer? Es lo que me gusta. Además, junto a estas chicas están apareciendo nuevos personajes que nada tienen que envidiar a los más aclamados.

También, con el cambio de editorial (muy a mi pesar voy a tener que NO odiar una editorial) recuperamos a Los Exiliados, otra serie sin ningún desperdicio y con gente como Destello, Nocturna y Morfo.
He retomado también X-Treme X-men(malditos exámenes del curso pasado que me hicieron perderle la pista), la única de las nuevas que no me parece una tremendísima patada en las partes íntimas de sus creadores. Y estoy haciendo Mística, mientras espero impaciente la llegada de la serie de mi gran amor platónico por los siglos de los siglos, Kurt Wagner, Rondador Nocturno.
Y espero con ilusión Runaways, desde que Riva me habló de ella.

Me encanta haber recuperado la, llamémosla fe, en Marvel, aunque sigan cometiendo algunas atrocidades, puedo ignorarlas mientras tenga lo demás.



Últimamente me ha dado por releer casi todo Fanhunter. Es cierto que al final había perdido casi toda su gracia, pero nadie me quita el tener que aguantarme la risa a las tantas de la noche. O la sonrisilla al descubrir nuevas referencias que en su día no entendí.
También volví a leerme la trilogía de El éxodo de los Gnomos de Terry Pratchett.
De vez en cuando tengo épocas regresivas en las que me apetece recuperar las cosas que un día me hicieron ser feliz.


Horas dormitando, tumbada en el cesped, entre el sol y la sombra. O parloteando sobre viejas series, frikadas varias y películas Disney con, entre otros, aquel compañero que parecía tan distante, mientras manoseo una pelota de tenis medio destrozada.
Mirarme al espejo y darme cuenta de que vuelvo a parecer resplandeciente, a pesar del desaliño.
Sorprenderme sonriendo porque sí.
Por nada en concreto, simplemente porque sí, porque he querido. Eso es lo que más me gusta.
Decidir que aunque haya entrado con mal pie en la Universidad, puedo arreglarlo, sino este año, el que viene y no seré despreciada por ello.
Y lo arreglaré. Porque me da la gana.
A pesar del cansancio, a pesar de las patadas y la desilusión.
No pienso volver a rendirme
El kender ha vuelto, no está dispuesto a volver a largarse. Y ya sabeis que es difícil librarse de un kender... que se lo digan a Flint.
Voy a luchar, voy a convencerle de lo agusto que está conmigo. Porque lamentarse no sirve de nada, y la vida es demasiado corta como para desperdiciarla en tonterías.

Gracias a todos los que habeis estado ahí, sois los mejores amigos del mundo, aunque a veces no lo parezca, no lo demuestra, no lo grite a los cuatro vientos, supongo que es mi forma de ser.
Sobretodo gracias a ti, mi niña, que siempre has estado ahí.


PLatero y Tú - Alucinante
No sé, si es cierto lo que he visto
o es el efecto de una droga.
Qué bien, hoy todo es tan distinto,
parece que el mundo funciona.

La gente ya no siente miedo,
las sombras tienen mil colores,
el viento barre los problemas
y en las pistolas crecen flores.

Y es que es tan alucinante,
que hace días que no duermo.
Por si acaso al despertarme,
veo que todo ha sido un sueño.

Porque, nacemos indefensos
nos dan un nudo en el ombligo,
luego nos quitan nuestros sueños
y nos confunden el camino.

Maldigo a todos esos locos que quieren gobernar la vida,
sin las palabras del poeta
y sin las manos del artista.

Y es que es tan alucinante,
que hace días que no duermo.
Por s acaso al despertarme,
veo que todo ha sido un sueño.

No hay comentarios: