20 de enero de 2005

[ Mood...AAAATCHUS!]
[ Music: Saurom Lamderth - Fiesta ]


La noche ha cubierto de negro los cielos de nuestro hogar ¡Cantemos contentos! ¡Cantemos riendo a la humanidad!

Hay canciones que tienen la extraña proiedad de hacernos sonreir en cualquier situación. Algunas de esas además hacen que empieces a saltar y cantar, sin importar nada más.
El sábado pasado comprobamos que los Saurom Lamderth, a pesar de dejarse muchas de mis canciones favoritas, tienen otras tantas con estas características. Y "Fiesta", la más importante de todas.

Entre gollum y el Hobbit un acuerdo se pactó, uno saldria victorioso ¡Quien ganase de los dos!
El combate era tenso, acertijos sn error, el primero que fallara ya no tendria perdón. Bilbo en un momento sin querer le insinuó ¿Qué tengo en el bolsillo ahora pregunto yo? Si Gollum aceptaba podía ser su perdición, pero él en tres intentos falló la solución: ¡Canta sin voz! ¡Vuela sin alas! ¡Sin dientes muerde! ¡Sin boca habla!


Si no me fallan los cálculos y la memoria, lo que es basante posible, llevaba sin ir a un concierto desde Diciembre del año pasado, que fui a la misma sala, a ver a Darna y me llevé una baqueta de recuerdo por cierto.


Lo primero que pensé es que era un suicidio meter a un grupo tan grande, en una sala como la que tenemos aquí, me parecía físicamente imposible, pero no acabó en ningún tipo de desastre y pudimos disfrutar.
Ya era mucho tiempo deseando ver a los Saurom en directo. Y no me decepcionaron en absoluto, excepto porque no tocaron algunas de mis favoritas, pero se lo perdono por hacer el resto tan bien.
Nos hicieron cantar, bailar, reir y seguro que babear a más de uno.
También fueron de lo más amables, firmando y hablando con la gente antes y después del concierto. Aunque por un momento temí que no fueran a disfrazarse y casi empiezan a rodar cabezas...
Creo que muchos conocéis mi obsesión con los trovadores, toda ella culpa de mi adorada Laura Gallego García (estas navidades me he leído otros 3 libros suyos), a la que conoceré el mes que viene en una firma de libros en Elche.
Así que ver a los Saurom, fue como sacarme del mundo real y últimamente es lo que más falta me hacía, olvidarme de todo y cantar.

Y no nos olvidemos de los Lándevir, un grupo genial de Elda, que además de tener su propia actuación, compartieron escenario en un par de canciones. Creía que el escenario se hundía.



Ayer volví a maldecirme por no coger la cámara. Me senté un momento en un banco y me quedé totalmente embobada mirando al cielo. Después volviendo andando a casa, volví a maldecirme, porque para cuando llegué ya había oscurecido demasiado y no me servía de nada el subir a la azotea a hacer unas fotos. ¿Por qué siempre me la dejo cuando el cielo está tan bonito?

El lunes empiezo los exámenes. Ayer me convencieron para que me presentara a uno que ya había dado por perdido. Y antes de que nadie se escandalice porque yo no hago sas cosas, era solo un parcial que no me daba tiempo a preparar y si me presentaba era sólo para ver qué tipo de exámenes hace ese profesor tan... taan... pésimo. Pero bueno, un compañero me dio una oportunidad incluso de aprobarlo, no mirarlo, reirme y dejarlo en blanco. Así que me lo tomaré un poco en serio.
Por ahora no he suspendido nada. ¿A que queda bien decirlo?
Pero es que sólo he hecho un examen parcial y he presentado las prácticas de una asignatura. Ale, ya te lo has cargado Pic, habías quedado bien.

A base de volver a menudo andando a casa desde el centro de la ciudad, donde me deja el autobús de la Universidad, me he fijado en una cosa. El regalo estrella de estas navidades, además del reproductor MP3, el DVD lee-lo-todo y la bufanda de colores (estais hechos todos unos imitadores, al menos la mía está hecha a mano :P) ha sido un lindo y adorable cachorro.
No hago más que ver a niñas orgullosas, vestidas como si tuvieran 10 años más y paseando a su perrito, tirando de la correa cuando el animal intenta acercarse a mí o a cualquier otra persona para jugar, como buen cachorro.
¿Cuántos de esos animales van a ser abandonados las próximas vacaciones? ¿O cuando ya no sean tan monos?
¿Aguantarán todos en sus casas hasta el verano o ya los veremos en Semana Santa?
Yo llevo toda la vida queriendo un perro, es una obsesión superior a la de volver a la escuela de vela, los lobos o los juglares. Pero mis padres jamás han accedido, aunque también las gustaría.
Supongo que os imaginais porque. Los que conozcais un poco a mi padre sabeis que le obsesiona la limpieza, pero esa es una excusa menor.
Pasamos gran parte del día fuera y nos encanta viajar. Vemos como un vecino tiene a todas horas a su perra encerrada en el balcón y duele en el alma. No podemos tener un perro que se pase todo el día sólo en casa o encerrado, o abandonarlo para irnos de vacaciones.
Al menos espero que algún día cumplan su promesa. Hace años me dijeron que cuando yo pudiera quedarme en casa cn el animal y ellos pudiera irse, o viceversa, podríamos tenerlo. Ese momento podría haber llegado, pero llevamos años planeando el retorno a Paris. Sobretodo desde que mi madre consiguió el puesto fijo del trabajo y tendrá derecho a su mes enterito de vacaciones. Y no pienso perdermelo, esta vez no me quedaré con las ganas de pasar más días es EuroDisney o poder ver el Parque Asterix no cubierto de nieve y medio cerrado.

Después de esquivarlo durante la fecha clave desde que nací, las navidades, el catarro me ha alcanzado. Espero que se quede en sólo eso, catarro.

Ya estamos haciendo planes para carnavales, lo que me recuerda que tengo que hacerle un par de apaños a mi disfraz, esta vez mi existencia como Shikamaru no quedará borrosa ¡La cámara nueva no me traicionará! (aunque ya me lo hizo en el concierto y no pude sacarme una foto decente con el batería pero no lo dire muy alto a ver si se le olvida y se porta bien.
Eso sí, me pondré pantalón largo, no quiero colaborar con la epidemia de gripe. ¡Shika modelo de invierno!

No hay comentarios: