22 de mayo de 2004

[ Mood... Sad ]
[ Sound: El zumbido del ordenador y algún golpe ocasional de los vecinos ]



Quiero encerrarme y no salir más. Quiero que me abracen y me consuelen, que me digan que todo va a salir bien.
Pero no quiero compasión, no señor, lo que quiero es comprensión.
Quiero que alguien me comprenda, sin dar por hecho nada ni juzgar. Que no se me diga que exagero o dramatizo. Que se deja de asociar la fortaleza a la insensibilidad y se piense que los bufones somos siempre alegres por contrato. Cuando no tenemos ganas de sonreir ni bromear, no lo hacemos.
Me gustaría que alguien hiciera un mínimo esfuerzo por comprenderme, pro a veces tengo la impresión de haberme quedado sola y distanciada por dedicarle tanto tiempo a estudiar. Que si pido ayuda, quedará fuera de lugar y no sabrán qué hacer.

Hoy Oz y Willow estaban especialmente tiernos. Y les he odiado. Les he odiado por tenerse tan cerca y después desperdiciar lo que tienen.
Les odiado por pura envidia. Y no porque quiera ser pelirroja o salir con un hombrelobo guitarrista.

La verdad no creo que esté pidiendo demasiado. No uso un vocabulario complicado y escribo correctamente. No creo que sea tan difícil comprenderme.
Pero a veces tengo la impresión de que a alguien no le gusta que sonría, e intenta volver a empujarme a la selva, donde sólo se oigan mis llantos y gritos distorsionados.

Tengo miedo. Tengo mucho miedo. Y no es de oir ruidos extraños cuando me quedo sola en casa.
Tengo miedo de que se apague mi felicidad.
Quiero dejar de llorar y ahogarme.
Quiero sonreir. Quiero ahogarme de risa y llorar de alegría.
Odio estar triste, pero alguien parece disfrutar mucho con ello.

Le echo de menos. Le quiero a mi lado. Tengo miedo de que todo se estropee.


No hay comentarios: