18 de mayo de 2004

[ Mood...Melancholy]
[ Music: Sonata Arctica / Beethoven R ]


No me había parado a pensarlo hasta ayer. La semana que viene es la semana de exámenes.
Y aunque a partir del 31 muchos continuaremos madrugando para ir al instituto, porque sabemos que en nuestras casas nos rascamos la barriga y allí tenemos oportunidad de repasar, para enfrentarnos después con la selectividad.
La verdad es que esta es la última semana de clase. La semana que viene iremos para examinarnos de lo que toque cada día y volveremos corriendo a casa, cruzando los dedos para no oir al día siguiente que debemos hacer la recuperación esa misma semana.
No puedo decir eso de "parece que fue ayer cuando llegué". Porque la verdad es que veo muy lejano ese primer año en el que entramos demasiado tarde y tuvimos que andar buscando algun profesor con las listas para saber en qué aula tendríamos que haber estado en ese momento.

Voy a echarlo de menos. He pasado cuatro años en ese edificio y sé que lo voy a echar de menos.
Y creo que sobretodo voy a echar de menos el hecho de estar en un lugar conocido(con esos lugares mágicos que sólo encuentras si sabes exactamente donde están), donde sé que al sonar el timbre, si voy a la cafetería encontraré a mis amigos, o bastará esperarles unos minutos para poder pasar un rato entre risas.Ahora había empezado a dirigirles una partida de HombreLobo. Y sé que en verano no va a ser tan fácil vernos para continuar, y no me apetece olvidarla, estoy bastante ilusionada.
En estos momentos no sé si coincidiré con alguno de ellos en la universidad. Porque no estoy muy segura de lo que quiere hacer cada uno. Y eso me da algo de miedo.
Porque apesar de estar acostumbrada a estar sola, ya no solo por los cambios de colegio y mi habilidad para hacer amigos temporales, y de haber estado los tres últimos cursos "sola" porque ninguno de mis amigos coincidía conmigo, no es lo mismo tenerlos al otro lado del pasillo(este año acabamos todos en el mismo pasillo) que a vete tú a saber cuántos kilómetros. Y aún más sabiendo que me encierro bastante durante el curso y apenas salgo... y con cada uno haciendo lo que le hace ilusión, tengo miedo de perderles, de distanciarnos.
Tengo miedo de perderles ahora que les he encontrado. Cuando por fin tengo la sensación de que no son otros amigos temporales. El grupo se formo tal y como es ahora hace prácticamente un año, en el viaje a Italia (que por cierto me falta uno de los carretes de fotos >_<) pero las distintas partes, una llevamos juntos ya tres años, y otra, de toda la vida. Me siento tan agusto con ellos, que ahora la posibilidad de separarnos me da un miedo terrible.
La verdad es que estoy acostumbrada a ser independiente y no necesitar compañía continuamente. Pero sé que me he acostumbrado a verles todos los días, y no sé cómo me va a sentar el dejar de verles.

Esa es otra, creo que por fin me he decidido... ¿Qué os parece la Biología?
He pensado que por ahora, hago el primer ciclo, y después me planteo el seguir con ella o meterme por ejemplo a Ciencias del Mar o para cuando llegue, se me ha ocurrido algo mejor.
Pero eso también supone enfrentarme a las matemáticas y la física que he evitado este año porque directamente me dan alergia. No huyo de los números al verlos. Pero he pasado varios cursos torturándome por culpa de las malditas matemáticas. Sin apenas estudiar otra cosa (tampoco lo necesitaba) y aprobando por los pelos. Les dediqué muchísimo tiempo, y al final creo recordar que llegué a sacar un 7 gracias a la trigonometría y la parte más sencilla de la geometría, lo único que se me da bien.
Y este año ni me pensé el cogerlas, porque ahora mis amigos que sí que las tienen me confirman que no podría con ellas. Y se trata de llegar a la universidad. Porque acabaría dedicándole todo el tiempo a las matemáticas, las aprobaría por los pelos y suspendería el resto por no haber podido estudiar.
Le echaremos narices y tiraremos de una academia.

Vereis, esa gente que vi en el documental, que se dedicaba a criar zorros veloces para restaurar el que fue su hábitat natural en América, eran biólogos. Y a mi se me comía la envidia por dentro mientra sonreía como una tonta mirando a los zorros, los lobos y los coyotes. No es que vea una vía directa entre estudiar biología y poder acercarme a un zorro. Pero sí se acerca. Y eso, junto a mi obsesión con las ballenas y delfines desde bien pequeñita, es lo que me lleva a hacer esos tres años, y después pensarme qué prefiero.

Empiezo a atascarme con los exámenes. ¿Habeis alquilado ya los búnkers?


No hay comentarios: