19 de marzo de 2004

¡ Mamá, yo quiero mear y llorar rojo!

Y llegaron las notas. Empezaron a darlas el martes, pero a mi tutor le da bastante igual y tuvimos que esperar al jueves, a la hora de tutoría, aunque antes hubiéramos tenido varias clases con él.
Gracias a que cogí la optativa que da mi tutor, pude aprovechar y preguntarle las notas que no sabía al principio de esta semana, así que ayer no me llevé ninguna sorpresa.

He bajado 4 puntos y he subido 5... no estoy muy orgullosa la verdad, excepto de ese 9 que tanto me he trabajado en biología. Encima he suspendido la historia >_<. Tengo la recuperación el día 30, y ya estoy preparandola con mi abuelo, espero que esta vez no tenga que decirle que he suspendido.

Ayer fuimos a casa de mi abuela otra vez. Esta vez no quise entrar a verla, y mi madre me dijo que mejor que no lo hiciera. Se le oía respirar por toda la casa y quejarse de vez en cuando a pesar de que la tienen dopadísima de morfina.
Lo tiene que estar pasando fatal, sufriendo lejanamente mientras muere poco a poco... ¿Por qué no pueden aprobar la eutanasia para estos casos? Estoy segura de que lo preferiría todo el mundo antes de pasar por eso. Ya lo he dicho varias veces, el mundo tiene el sentido de la moral bastante despistado.
Por allí van pasando miembros de la familia, lamayoría de los cuales como mucho habré visto dos o tres veces en mi vida. Ayer estuvo una prima de mi padre que tuvo un hijo hace poco. Creo que nunca había visto un bebé tan guapo y tranquilo. Por supuesto, mi primo, que tendrá unos... ¿6?¿7? años echaba unas miradas asesinas al carrito y al crío, porque era el centro de atención de mi madre y mío. Así que después estuve haciendo el tonto y jugando con él, cargándolo por el pasillo, pasando por delante de la puerta cerrada de la habitación de mi bisabuela.
Y mi tía está embarazada de nuevo...

Hoy he tenido un sueño muy raro que nisiquiera recuerdo bien. Comenzaba en el chalé de la abuela de mi prima. Y creo que por un rato he sido el repelente niño gafas. La casa estaba llena de monstruos, y mi prima y yo teníamos que sacar una cabra del patio, totalmente seguras de que ya habíamos entrado mil veces a ese patio, supuestamente prohibido.
Después estábamos en el salón donde un monstruo similar a una banshee con alas de colores, había adoptado la apariencia de Hermione y nos atacaba. Yo intentaba clavarle un trozo de madera, pero no tenía fuerza.
Después, nos preguntaban como habíamos conseguido salir de Hogwarts. No recuerdo quienes estaban conmigo, pero sí recuerdo a los gemelos Weasley dando una explicación y a Hermione diciendo que ella también lo había hecho, y que yo, osea, el repelente niño gafas había usado ese conjuro dos veces porque había ido a dos sitios distintos.

No sé cómo llegamos después a la una de las avenidas de mi ciudad, llena de las casetas prefabricadas como el aula de tecnología de mi instituto. Ya no era el repelente niño gafas, sino yo misma. Aunque era una Pícara con todas las ventajas y ningún inconveniente de serlo. Había otros mutantes conmigo, nos perseguían y tuvimos que escondernos en una de esas casetas. Al rato, totalente harta, llamo a la Pícara real, a Coloso y a otra chica a la que llamo "Máxima", y haciendo crugir mis nudillos, rompo una ventana conuna vidriera de colores, me atasco durante un momento en la pequeña ventana y salgo a la calle. No hay nadie, y todos parecen contentos, así que empezamos a marcharnos.
Yo cojo de la mano a mi novio, pero, no es Ota, ahora mismo no recuerdo quién es.
¿Por qué siempre que mi novio tiene alguna presencia en mis sueños, nunca es el real? Otras veces he soñado como le ponía los tariles desde el principio, o habíamos cortado hace mucho. El de anoche ha sido uno del segundo tipo, veía en nuestro grupo a un antiguo compañero de clase, y pensaba que la última vez que me había visto, me había visto cuando salía con Ota. En realidad, hace siglos que no veo a ese chico.

Al menos esta vez recuerdo, aunque sea mínimamente mi sueño. La otra noche, tras estar leyendo "La princesa prometida", el capítulo en el que Buttercup tiene tres pesadillas en tres noches distintas, 50 días antes de la boda. Yo tuve tres pesadillas, me fui despertando entre ellas. No las recuerdo y nisiquiera estoy segura de si no soñé tambien el despertarme.
Me gustaría recordar al menos quiénes estaban conmigo, qué profesores nos interrogaban, etc etc... y también me gustaría soñar más a menudo que estoy en Hogwarts o que soy mutante.

Ayer volvieron a sacar las imágenes de los trenes en las noticias. Me danuna sganas terribles de pasearme por las redacciones y estudios de televisión, gritándoles y destrozando cosas. Y, como después leí en el blog de Sunai: "Me gustaria estar allí ayudando a quitar escombros, a sacar gente, conduciendo ambulancias, escuchando a los familiares. Me gustaría estar allí abrazando a cada persona que esta a punto de morir, cuando hace tan solo unos días estaba hablando de que todos morimos solos. Me gustaría saber psicología, medicina o enfermería, pero no es así."
Estaba viendo la tele, ya había terminado de comer pero no me levanté hasta que terminaron de hablar los primeros médicos que llegaron a Atocha. Estaba sentada y empezaba a picarme la garganta. Si me hubieran hecho hablar en ese momento, me habría puesto a llorar.
Y por un momento me plantee de nuevo qué hacer cuando termine el curso. Porque estoy dando por hecho que no ha ido tan mal y no tendré que repetir. Hace unos días, volviendo a casa, decidí que lo que más me apetecía era hacer veterinaria, pero ayer pensé en enfermería, jamás medicina porque no podría y lo sé. Ahora estoy dudando.

Después de una semana, mi director por fin se digan a mandar una nota informativa a los padres, de tres líneas, sobre los dos casos de meningitis del instituto, cuando todo el mundo está escandalizado, el profesor de historia da las clases en la ventana y se escandaliza cuando la gente tose precisamente para asustarle.
Cuando todo el mundo se aparta de los compañeros de estas dos chicas. Una semana después, no dan explicaciones, sólo a sus compañeros, con el resto del instituto con miedo. El otro día me acerqué a ellos y sigo viva. Estuvimos riéndonos porque la medicación que les han dado, les hace mear y llorar de color rojo.
Pensaba que tenía motivos de sobra para odiar ese hombre, y no hace más que añadir a la lista.

La Fuga - Pa' Volar
Perdí noción, de tiempo y de lugar.
Gané emoción, no me echaron del bar.
Amaneció, nos ha pillao' el sol,
con ganas de charlar.

Perdí visión, las llaves del portal.
Gané ilusión, dijiste que vandrás.
Y bajo el sol, no hay nada nuevo hoy.
Recuerdos que enterrar, bajo el mar.

Y llegar, a casa cuando sale el sol,
me dice que donde coño voy,
le digo que no encuentro el portal
Y llegar, a casa cuando sale el sol,
me dice que donde coño voy,
le pido que me deje en paz.

Perdí control, con algo de fumar.
Gané sinceridad, no me gusta la autoridad,
suelen creer, que tienen el poder,
uniformes no me van, sientan mal.

Despertar, no hay nada en su lugar,
busco en un cajón,
todo funciona mal.
Anocheció, el teléfono sonó,
me arrastro a descolgar,
y escuchó una invitación,
de los colegas pa' volar.



No hay comentarios: