18 de enero de 2004

Que se era una Pic Gaspodiada.....
Aviso esto es un PEDAZO de spoiler del final de "Imágenes en Acción" de Terry Pratchett

.....
Clic...
Bajo los cascotes, la oscuridad era absoluta.
La oscuridad era absoluta desde hacía tiempo.
Gaspode podía sentir toneladas de piedras sobre el pequeño especio que ocupaba. Para eso no hacía falta ningún sentido canino especial.
Se arrastró hacia la columna que se había derrumbado en el sótano.
Laddie ladeó la cabeza con dificutlad, lamió el rostro de Gaspode y consiguió lanzar un tenue ladrido.
-Buen Chico Laddie... buen chico Gaspode...
-Buen chico Laddie -susurró Gaspode.
La cola de Laddie golpeó un par de veces contra las piedras. Luego gimoteó un rato.Las pausas entre los gemidos eran cada vez más largas.
Se oyó un ruido suave, como deun hueso ocntra las piedras.
Gaspode movió las orejas. Alzó la vista hacia la figura que se acercaba, visible incluso en la oscuridad, porque siempre sería más oscura que la vulgar negura.
Consiguió erguirse, con el pelo erizado en el lomo y gruñó.
-Un paso más y te arranco la pierna y la entierro en algún sitio- dijo
Una mano esquelética le rasco detrás de las orejas. Se oyó un débil ladrido procedente de la oscuridad.
-¡Buen chico Laddie!
Gaspode, con el rostro lleno de l?grimas, sonri? en gesto apologético a la Muerte.
-Patético, ¿no?
NO SABRÍA DECIRTE: NUNCA ME HAN GUSTADO MUCHO LOS PERROS.
-Ah ¿No? Bueno, a mí tampoco me gusta mucho morirme - bufó Gaspode-. Nos estamos muriendo, ¿Verdad?
SÍ.
-La verdad es que no me extraña. Mehe pasado la vida muriéndome. Pero siempre he pensado - añadió esperanzado-, que había una muerte especial para los perros. A lo mejor un gran perro negro...
-NO - dijo la Muerte.
-Qué cosas-suspiró Gaspode-. Tenía entendido que cada especie animal tenía su propio espectro fantasmal que acudía a buscarlo al final de su vida. Sin ánimo de ofender - añadió rápidamente. Imaginaba que un enorme perro vendría trotando y diría "Vale, Gaspode, ya has cumplido tu misión y todo eso, no tienes que seguir llevando tan pesada carga, sígueme a una tierra de carne roja y sin ternillas."
NO. SOLO ESTOY YO - Dijo la Muerte -. LA ÚLTIMA FRONTERA.
-Oye, si aún no estoy muero, ¿Cómo es que te veo?
TIENES ALUCINACIONES.
-¿De verdad? Vaya.
-¡Buen chico Laddie!
El ladrido era ahora más fuerte.
La Muerte rebuscó entre los misteriosos pliegues de su túnica y sacó un pequeño reloj de arena. Casi no quedaba nada en la parte de arriba. Los últimos segundos de la vida de Gaspode pasaron del futuro al pasado.
Y, entnces, no qued? nada.
La Muerte se irguió.
VAMOS GASPODE.
Se oyó un ruido débil. Sonaba como el equivalenta audible a un gui?o. El reloj de arena se llenó de chispas doradas.
La arena fluy? hacia atr?s. La Muerte sonri?.
Y allí donde había estado no quedo más que un triángulo de luz brillante.
-¡Buen chico Laddie!
......

Anoche terminé este libro y suspiré aliviada al llegar a esta parte. Realmente me había creído que Gaspode estaba muerto, y ya le había cogido mucho cariño....

.....
Allí no había nadie. Bebió agua de un charco. Se movió para comprobar el estado de la pata herida. Funcionará, pensó.
Dejó escapar una maldición.
-¡Guau, guau, guau!
Se detuvo. Aquello no iba bien. Lo intentó de nuevo.
-¡Guau!
Miró a su alrededor... y el mundo no tenía color, volvía a su bendito blanco y negro.
......

No hay comentarios: